Ella es


Para todo aquel que quiera saber lo que Dios es en la mujer y ella en Él

Cuando algunas mujeres hemos hojeado alguna revista, quizás, hemos deseado ser  como alguna de las modelos profesionales que vemos en ella.

Mientras  hemos leído vienen a nuestra mente el deseo de ser como ellas, pues pensamos que   lucen  interesantes, hermosas y con talento, y lo son, porque Dios las creo, pero también  nosotras  lo somos, porque, Él nos hizo.

En cada página de estos impresos podemos  leer los pensamientos y opiniones de ellas; sus gustos en música, comida y libros; también sus logros y en varios casos  como ellas enfrentan las circunstancias de la vida.

Podemos conocer  como decoran sus casas, como se viste y crían a sus hijos o velan por sus familias; como están involucradas en su comunidad y  quizás, involuntariamente, hemos pensado que ellas representan la imagen perfecta y hasta nos hemos dicho -yo quiero ser como alguna de ellas-.

Sin embargo, lo vuelvo a repetir,  aunque ellas son  creación de nuestro Señor,  cada una de nosotras también los somos. Sin embargo, nos falta descubrirlo o es que acaso no te has preguntado quién eres.

¡Tú tienes un destino! Y es eterno. Nadie es lo que tu eres, nadie hará lo que haces y tienes por hacer. ¡ Sí, así es,  Dios nos hizo únicas y especiales , Él quiere que descubramos, creamos y sobre todo, vivamos el gozo de ser la mujer que somos.

Hemos sido creadas a su imagen y nos lo dejo claramente dicho desde el momento de la creación misma, ” Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó” (Génesis 1:27).

La mujer ha  jugado un papel importante a través de la historia y  en  las escrituras bíblicas. Varias de ellas vivieron en relación con Dios, fueron diferentes,  multifacéticas y excepcionales, sin importar las circunstancias que vivieran permitieron que Dios trabajara en ellas y con ellas.

La Biblia nos permite descubrir lo valiosas que somos para el Señor. Cada  pasaje bíblico devela que SER MUJER, es ser más de lo que hemos creído o pensado, nos dio tanto privilegios. Vemos a una valiente Ester, un poderosa Débora, una sierva, como María, dispuesta a enfrentar lo que viniera, pero, sería el instrumento perfecto para que el Salvador habitara entre nosotros y  que de Rahab cuya fe en un Dios que no conocía la impulsó a proteger a los espías o de Tabita a la que Dios no dudo en resucitar porque le era más que valiosa y otras más.

Así que, ten presente, no hay otra mujer como lo que tú eres. Porque Él  nos formó en el vientre de nuestras madres, Él fue quien hizo cada parte de lo que somos, somos una creación maravillosa, (Salmo 139:13-14a). Y cada una de nosotras tiene la libertad y oportunidad de vivir en comunicación con Dios y cuando lo hacemos entramos a una dimensión de restauración que nos hace perfectas (Filipenses 3:12-15).

Dios ofrece a cada mujer vivir en una relación única  con Él,  al momento que entramos en ella se restaura el vínculo de amor  y entonces  todo sentimiento de soledad, de menosprecio, de perdida, de amargura desaparece  y; empieza a surgir el gozo, el amor, la templanza, la paz, la bondad y la fe que nos hace sentir completas,fuertes y bellas ¡Nos hace sentir plenamente mujer!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s