La Biblia y el Nuzi


¿Por qué Jacob, con tanta ligereza,  pidió a su hermano Esáu que le vendiera la primogenitura ?  ¿Por qué Abraham permitió que su siervo fuera quien escogiera la esposa de su hijo Isaac?

Otra ley establecida en las tablillas de Nuzi era la venta de derechos o bienes entre hermanos, como la venta de la primogenitura que hizo Esaú a Jacob. En las tablas se encuentra el registro de un caso en el cual Tupkitilla vende a su hermano Kurspazah sus derechos de herencia -una arboleda por tres ovejas-, lo que nos ilustra que la solicitud de Jacob para obtener de su hermano la progenitura la llevó a cabo en este contexto.

Una de las 20,000 tablillas que conforman el Nuzi

“Un día, Jacob estaba preparando un sabroso plato de comida. En eso llegó Esaú del campo con mucha hambre, y le gritó: ¡Me estoy muriendo de hambre! ¡Dame ya de esa sopa roja que estás cocinando! Por eso a Esaú se le conoce también con el nombre de Edom. Jacob le respondió: Dame tus derechos de hijo mayor, y yo con gusto te daré de mi sopa. Esaú exclamó: ¡Te los regalo ahora mismo, pues me estoy muriendo de hambre! Jacob le exigió a Esaú renunciar, bajo juramento, a sus derechos de hijo mayor. Esaú se lo juró, y Jacob le dio un poco de pan y de la sopa de lentejas que estaba preparando. Esaú comió y bebió; luego se levantó y se fue sin darle importancia a sus derechos de hijo mayor”.( Génesis 29-34, Versión Traducción en Lenguaje Actual).

Esaú, conocía bien esta ley, por lo que más adelante, cuando Jacob le robo la bendición,  renoce la perdida de sus derechos como primogénito: Con razón le pusieron por nombre Jacob! —dijo Esaú—. ¡Ya van dos veces que me hace trampa! Primero me quitó mis derechos de hijo mayor, y ahora me ha quitado la bendición que me tocaba… (Génesis 27:36, Versión Dios Habla Hoy).

 Romances y matrimonios sujetos a ley

De la misma manera, para el matrimonio también había normas. Encontramos que el padre de familia podía enviar a su mayordomo a buscar esposa para alguno de sus hijos. Así lo hizo Abraham cuando envió a su siervo a encontrar mujer para Isaac. La persona que daba a la joven era el guardia legal. En la mayoría de casos era el padre y, por muerte de éste, el hermano mayor; entonces se pagaba la dote. 

Otra norma era que el futuro esposo trabajara para ganarse a su prometida, como fue el caso de Jacob, cuando lo hizo por Raquel. “Así fue como Jacob trabajó siete años por Raquel, pero era tanto su amor por ella que le parecieron unos cuantos días. Cuando se cumplieron los siete años, Jacob le dijo a Labán: Dame a Raquel, para que sea mi esposa”. (Génesis 29:19-20, Versión Traducción en Lenguaje Actual).

De ahí en más, podríamos mencionar una serie de acciones y conductas descritas en la Biblia, que en nuestro tiempo resultarían difíciles, si no imposibles, de practicar. Sin embargo, lo importante es tomar en consideración que en aquel entonces eran usuales, porque la ley así lo permitía.

En los tiempos actuales, así como hace milenios, la conducta de los seres humanos ha estado sujeta a las leyes. Esto sucede en Guatemala y en todos los países del mundo que cuentan con un sistema legal que debe ser acatado.

Leer y obedecer la Palabra de Dios es deber de todo cristiano

Dios nos manda, en Su Palabra, obedecer lo establecido por las autoridades: “Para que nadie hable mal de nuestro Señor Jesucristo, obedezcan a todas las autoridades del gobierno… Obedezcan también a los gobernantes. El emperador los ha puesto para castigar a los que hacen lo malo, y para premiar a los que hacen lo bueno. Dios quiere que ustedes hagan el bien, para que la gente ignorante y tonta no tenga nada que decir en contra de ustedes”. (Primera de Pedro 2:13-16, Versión Traducción en Lenguaje Actual)

Seamos testimonio y vivamos fielmente a los principios y mandatos que Dios nos ha dejado en la Biblia, cumplamos con  aquella ley terrenal que igualmente este sujeta a la Palabra de Dios, porque tampoco debemos olvidar lo que nos indican las escrituras: “Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres” (Hechos 5:29, Versión Reina Valera 1960).

Por lo anterior no estamos obligados a apoyar leyes que promuevan lo contrario. No debemos apoyar ni promover normativas que aprueben el homosexualismo, aborto, casamiento entre personas de igual sexo y que igualmente se les permita adoptar niños.  Nuestro llamado es proclamar la verdad, es decir, a Jesucristo, quien es el camino la verdad y la vida. (San Juan 14:6).

 

Fuentes consultadas: Revista Isha, “La mujer según la Biblia”; Nuevo Diccionario Ilustrado de la Biblia. Atlas Histórico de Westminster, por William Foxwell Albright.

Anuncios

3 comentarios en “La Biblia y el Nuzi

  1. Claudia dijo:

    Tenemos un GPS y estamos estudiando la Biblia. Tenemos que investigar este tema y ve a quién me encuentro por acá. Muchas gracias Rox. Un fuerte abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s