La Biblia del Siglo de Oro


 

A 440 años de haber visto la luz, la Biblia del Oso,  primera versión  completa de las Sagradas Escrituras  al castellano y,  traducida de los manuscritos originales, es considerada una obra cumbre dentro de la literatura española 

Quién podría imaginar que el sueño de dos monjes jerónimos, de traducir la Biblia al castellano, quienes por ello fueron perseguidos por el Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición, llegaría a convertirse en la traducción que cambiaría la vida de millones de hispanohablantes. 

Este piadoso anhelo dio inicio en el siglo XVI, hace más de cuatro centurias, en 1569, cuando salió publicada la primera traducción completa de las Sagradas Escrituras al castellano. En su primera edición fue dada a conocer como la Biblia del Oso, y años más tarde, en 1602, como la Biblia del Cántaro. 

La Biblia del Oso marcó un hito en la historia de los hispanohablantes, por ser la primera versión íntegra, traducida directamente al castellano de los idiomas originales -hebreo y griego-. 

La primera publicación fue denominada la Biblia del Oso por el emblema que aparecía en su portada: un oso de pie junto a un arbusto, tratando de alcanzar una colmena para beber su miel, logotipo del impresor bávaro Mattias Apiarius. Esta ilustración se utilizó dado que se quería evitar el uso de iconos religiosos, porque en aquella época estaba prohibida cualquier traducción a lenguas vulgares de las Sagradas Escrituras, lo cual hubiera representado, para quienes infringieran dicha norma, la pena de muerte en la hoguera. 

La traducción estuvo a cargo del monje jerónimo y humanista sevillano Casiodoro Reina, y la revisión fue llevada a cabo por su compañero Cipriano Valera. 

En el trabajo realizado por Reina es importante destacar su valor literario, principalmente por dos motivos: primero, por la calidad de su lengua, que la convierte en un monumento de la literatura iberoamericana; y segundo, por su extrema fidelidad al original, ya que recoge el tono primordial de las tradiciones hebreas, que rara vez consiguen otras traducciones, más apegadas al sentido doctrinal y teológico. 

Por su parte, Valera dedicó 20 años de su vida a la revisión del trabajo de su coterráneo y compañero de claustro. Como resultado, la referida versión salió publicada en 1602 y fue llamada la Biblia del Cántaro, porque en la portada podía verse estampada la imagen de dos hombres: uno que está plantando un árbol, mientras el otro lo riega con agua que sale de un cántaro. 

Según algunos expertos, esta ilustración fue tomada en alusión al texto bíblico de la Primera Carta a los Corintios 3:6: “Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios”. Asimismo, se considera una referencia a que con la primera edición (Biblia del Oso), realizada por Reina, se había plantado la semilla de la Palabra de Nuestro Señor y, nuevamente, en la revisión de Valera, se contribuía a irrigar lo sembrado, con el propósito de que creciera y fructificara. 

La citada revisión es una de las más admiradas, tanto para eruditos protestantes como para aquellos que no participan en esta interpretación de las Sagradas Escrituras, por la excelente calidad de la misma. 

De acuerdo con el pie de imprenta, entre ambas ediciones -la Biblia del Oso y la Biblia del Cántaro- mediaron 33 años; sin embargo, desde el momento en que las personas entraron en contacto con ellas, sus vidas fueron transformadas. 

Samuel Escobar Aguirre, presidente honorario de Sociedades Bíblicas Unidas y catedrático de Misionología en el Seminario Teológico de Pennsylvania, destaca que ambas publicaciones tuvieron lugar en la Europa del siglo XVI, en especial porque el culto protestante tenía como tema central la lectura y explicación de la Biblia. 

Por otra parte, la conversión era un desafío, pues en aquella época muy pocos sabían leer y escribir, ya que durante la Edad Media dicho conocimiento había estado restringido al clero y, en alguna medida, a la nobleza. De manera que quienes sí podían hacerlo, encontraron un insuperable estímulo para crear programas de alfabetización, con la finalidad de que la Palabra de Dios, con sus sabias enseñanzas, pudiera llegar a todos. Continúa

 

Fuentes Consultadas: Los mudos hablan… Y en buen castellano”. Samuel Escobar Aguirre, presidente honorario de Sociedades Bíblicas Unidas, catedrático de Misionología en el Seminario Teológico de Pennsylvania, Estados Unidos.  “Una ilustre revisión. La Biblia en las Américas”. Número 262/2003. Doctor Plutarco Bonilla, consultor –jubilado- de Traducciones de Sociedades Bíblicas Unidas.  “La Biblia del Siglo de Oro”. Antigua traducción de Casiodoro Reina (1569). Revisada por Cipriano Valera (1602). Edición íntegra en español contemporáneo. Sociedad Bíblica de España. Sociedades Bíblicas Unidas. Madrid, 2009.

Anuncios

4 comentarios en “La Biblia del Siglo de Oro

  1. Walter Aldana dijo:

    Gracias Roxana, un dia me puse a leer esta Biblia y encontré terminos diferentes y un poco diferente a las versiones actuales. Tu artículo me ilustro mucho.
    DTB

  2. oscar dijo:

    Lo hermoso de la biblia en versión antigua, como la biblia de Casiodoro de Reina de 1569, conocida como la Biblia del Oso, el nombre del Señor se mantiene como en los manuscritos antiguos, del griego del texto receptu, el cual es Jesús el Cristo, en la versiones modernas el nombre del Señor Ha sido cambiado por el de Jesús el Cristo,por el de Jesucristo, Jesús significa Salvador ¿Qué significa Jes´s?….San Juan.20:31, en el nombre(Jesús) hay vida eterna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s