Del Exilio a la Luz, segunda parte


Casiodoro Reina completo la traducción de la Biblia al castellano y Cipriano Valera dedicó 20 años a su revisión. Esta titánica labor trajo la luz de la Palabra de Dios a quienes hablaban esta lengua. 

Cipriano Valera, igual que Casiodoro Reina, viajó a Inglaterra, donde decidió radicarse y vivió la mayor parte de su vida. En esa ciudad contrajo matrimonio en 1563, aunque, a diferencia de su amigo, no se codeó con la nobleza.

Valera trabajó como miembro del prestigioso Magdalene College de Cambridge, donde impartió la cátedra de Teología. En 1559, gracias al título académico que había obtenido en Sevilla, se incorporó al claustro de profesores de la también acreditada Universidad de Cambridge.

Durante dos décadas se dedicó a revisar la traducción de su amigo, Casiodoro Reina. El propio Valera lo testifica cuando expone: “Yo siendo de 50 años comencé esta obra: y en este año de 1602. en que ha plazido à mi Dios sacarla à luz, soy de 70 años (edad es esta en que las fuerças desfallecen, la memoria se entorpece y los ojos se escurecen.) De manera que he empleado.20.años en ella” (sic).

Como excelente lingüista que era, Valera estaba consciente que, con el transcurso del tiempo, todas las lenguas evolucionan y se transforman, por lo que ninguna traducción puede ser considerada definitiva, y el hecho de haber llevado a cabo la revisión de la realizada por su amigo había tenido esa única motivación, pues él reconocía la excelencia del exhaustivo trabajo de Reina.

Asimismo, y como consecuencia de que muchos ejemplares de la Biblia del Oso habían sido destruidos, entendió la necesidad de seguir imprimiendo otros, sólo que con una ortografía actualizada y notas que “iluminasen el sentido de los textos bíblicos”, para que los lectores de habla española pudieran apreciar su lectura con mayor facilidad.

De esta manera, el propósito de la revisión fue preservar, revisar y corregir la traducción de su predecesor, Casiodoro Reina. El resultado fue un texto de esmerada y excepcional calidad literaria.

Lo anterior da testimonio de que a pesar del sacrificio que representó para estos dos ilustres hombres tener que afrontar tantos peligros e inconvenientes, entre ellos la despiadada persecución de que fueron víctimas, ninguno renunció a su condición de españoles. El profundo amor por su patria, sus autoridades y su gente nunca los hizo desistir de su entrañable labor, porque tenían la inspiración divina de que toda persona cuya lengua fuera el castellano, pudiese tener la oportunidad de leer la Biblia en su idioma vernáculo.

En uno de sus tantos escritos, Cipriano Valera manifestó: “Orad por nuestra España y principalmente por el Rey y por todos aquellos que tienen el gobierno de la república, que Dios les haga gracia de leer y meditar la Sagrada Escritura”.

Aunque dadas las condiciones de aquella época la Biblia en castellano no pudo ser impresa y publicada en la tierra donde se hablaba esta lengua, conmovió a la España del siglo XVI, y más de  440 años más tarde continúa transformando la vida de millones de hispanohablantes. Hoy es conocida como la Versión Reina-Valera, en honor a estos dos piadosos servidores de Dios que sólo quisieron cumplir con Su llamado.

Como indica Valera en la presentación de la Biblia: “Mi intento a sido servir a mi Dios, y hacer bien a mi nación. ¿Y qué mayor bien les puedo hacer que presentarles el medio, que Dios ha ordenado para ganarle ánimas, el cual es la leción de la sagrada Escritura (…) Plega a su Majestad quiera por su Cristo aceptar este mi MINCHAH, este mi sacrificio vespertino, que yo le ofrezco en mi vejez. Suplícole bendiga esta su obra, para que su sacrosanto nombre, el cual es anunciado en ella, sea santificado en España, como lo es en otras naciones” (sic). Continúa…

*Fuentes Consultadas: Los mudos hablan… Y en buen castellano”. Samuel Escobar Aguirre, presidente honorario de Sociedades Bíblicas Unidas, catedrático de Misionología en el Seminario Teológico de Pennsylvania, Estados Unidos.  “Una ilustre revisión. La Biblia en las Américas”. Número 262/2003. Doctor Plutarco Bonilla, consultor –jubilado- de Traducciones de Sociedades Bíblicas Unidas.  “La Biblia del Siglo de Oro”. Antigua traducción de Casiodoro Reina (1569). Revisada por Cipriano Valera (1602). Edición íntegra en español contemporáneo. Sociedad Bíblica de España. Sociedades Bíblicas Unidas. Madrid, 2009.

Anuncios

3 comentarios en “Del Exilio a la Luz, segunda parte

  1. Ariel Padilla dijo:

    “Gracias Roxana, es un trabajo muy bueno y detallado, que permite ver en forma resumida, el trabajo de este hombre de Dios, que ha llegado hasta nosotros para bendecirnos. Me parece que entre las traducciones, del texto original, la Reina-Valera es una de las mejores, me refiero a la versión de 1865, lamentablemente posteriores revisiones han querido enriquecer el texto, quitándole la exactitud, pienso yo, y adaptan, según ellos, al lenguaje moderno la palabra de Dios. Pienso que Dios no solo “quiso decir algo”, sino que lo hizo, en palabras concretas, exactas, que nosotros debemos preguntarnos, porque el Señor escogió una palabra y no la otra. Claro no sumergirnos en esto, y perder así, la belleza de la palabra viva, pero lo uno y lo otro van de la mano, y un cuidadoso estudio, dejando que el Espíritu de Dios de el mensaje a la persona, para el momento, es quizás la mejor forma.

    Gracias Roxana por tus aportes.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s