Un Cambio de Todo Corazón


No hubo otro rey antes de él, que se convirtiese a Jehová de todo su corazón, de toda su alma y de todas sus fuerzas, conforme a toda la ley de Moisés; ni después de él nació otro igual. (Segundo Libro de Reyes 23:25).

Este versículo se refiere al rey Josías, quien gobernó Judá de 640 a 609 antes de Cristo. Al leerlo, podemos advertir que no fue un rey más sino alguien muy especial, amado por Dios y su pueblo.

Inició su reinado a la edad de 8 años, y sus hechos “…fueron rectos a los ojos del Señor, pues siguió en todo la conducta de David, su antepasado, sin desviarse de ella para nada“.(Segundo Libro de Reyes 22:2, versión Dios Habla Hoy).

No obstante, cuando uno examina la vida de este monarca, puede percibir que lo conmovedor del relato es que Josías buscaba a Dios de todo corazón, y por ello no siguió el mal ejemplo de su padre Amón o su abuelo Manases, a quienes se señala de haber obrado mal ante Su Creador.

De su abuelo se dice que  fue  tanta la sangre inocente que derramó en Jerusalén, que la llenó de extremo a extremo.(Segundo Libro de Reyes 21:16, versión Dios Habla Hoy). De Amón, su padre, se lee que “se comportó peor aún”. (Segundo Libro de Crónicas 33:23). Tal fue el comportamiento de éste que sus siervos conspiraron y lo asesinaron.

Josías sin prestar atención a los hechos de sus antepasados, genuinamente, buscó a Dios. Esto le llevó a restaurar el templo de Dios, proceso durante el cual encontraron el Libro de la Ley, que yacía olvidado en este lugar. Cuando leyeron las ordenanzas del Altísimo, el joven rey, en ese entonces de 18 años, se entristeció mucho al extremo de romper su ropa y llorar, pues sabía que tanto él como su pueblo, Israel, habían provocado el enojo del Creador. (Segundo Libro de Reyes 22:11).

Josías envió rápidamente al sacerdote Hilcías a consultar a los profetas de Jehová sobre que deberían hacer, y dijo: “¡Dios debe estar furioso con nosotros, pues nuestros antepasados no obedecieron lo que está escrito aquí!” (Segundo Libro de Reyes, 22:13a, versión Traducción en Lenguaje Actual).

Y si bien Dios dijo que cumpliría su castigo, porque había pecado contra Él, al ver el genuino corazón arrepentido de Josías, manifestó: “Pero digánle al rey que Dios ha visto su arrepentimiento y humildad,  y que sabe lo preocupado que está por el castigo que se anuncia en el libro. Como el rey ha prestado atención a todo eso, Dios no enviará este castigo por ahora. Dejará  que el rey muera en paz y sea enterrado en la tumba de sus antepasados”. (Segundo Libro de Crónicas 34:26-28).

La actitud de Josías nos permite constatar que cuando sentimos un sincero arrepentimiento y, éste se refleja en un cambio de vida, Dios nos perdona y bendice.

Josías, no fue un hombre perfecto, cometió errores, pero su genuino cambio de corazón es lo que todos admiraban y amaban; si él no se hubiera retractado, su pueblo habría recibido la pena de todo lo malo que habían hecho ellos con sus anteriores gobernantes.

El dolor por la muerte de este gran rey fue tal que, más adelante leemos que el profeta: “Jeremías compuso un canto que expresaba su gran tristeza por la muerte de Josías. Lo mismo hicieron los cantores y cantoras; y hasta el momento en que esto se escribió, era costumbre en Israel recordar a Josías con esas canciones tan tristes. La letra de estas canciones está escrita en el Libro de las lamentaciones”.  (Segundo Libro de Crónicas 35:25, versión Traducción en Leguaje Actual). ¡Impresionante! Un nuevo libro de la Biblia fue inspirado por Dios a causa de este gran monarca.

¡Qué Jesús nos dé gobernantes que tenga un corazón como el de este rey!

Anuncios

6 comentarios en “Un Cambio de Todo Corazón

  1. adelso vega dijo:

    Que bendicion que Dios nos diera un gobernante con este corazón, solo que ahora somos todos nosotros los que tenemos que elegir. Por todo eso debemos orar a la hora de votar. Pastor Adelso Vega

  2. Rodrigo Mejía dijo:

    Me impresiona la vida de este rey, porque nos enseña que un soberano o líder si puede o más bien debe hacer lo recto delante de los ojos de Dios. De igual modo, aprendemos de él, las reformas religiosas que hizo, debido al sincretismo religioso de la nación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s