El Amor de mi Mamá


Y ella tomó la tijera y empezó a contar su vestido de bodas.

Este 10 de mayo, según decreto1794  del Congreso de la República, en Guatemala celebramos El Día de la Madre. Y  si bien pareciera una ordenanza en esta ocasión quisiera dedicar este espacio para honrar a mi mamá.

Soy la primera hija de mi familia. Como aquellas historias clásicas mis padres eran de escasos recursos, así que, mi llegada, aunque era esperada,  se daba en condiciones económicas nada favorables.

Mi mamá, durante varios meses, había logrado ahorrar en un pequeño bote de lata la cantidad necesaria  para comprar mi cuna. Aunque  he oído muy poco de esta historia sé que el dinero no alcanzó para comprar las sábanas  y demás elementos para complementar  el ajuar de la camita.

No sé los detalles de lo que ocurrió, pero el final de la historia es que mi madre cortó su vestido de bodas y con aquella habilidad de las mujeres de su época cosió el ajuar. No sé que habrá sentido mi mamá mientras cortaba y cosía, pero,  dejó claro que sin verme ya me amaba y así ha sido.

Quizá, mi mamá y yo hemos tenido nuestras diferencias generacionales, aun discutimos y no pensamos igual, pero, sé que su amor sigue y no sólo para mí, también,  para mis hermanos. ¡Extraordinario! El corazón de una mamá.

Así que, hoy me levanto y quiero llamar a mi madre bienaventurada y alabarla por sus hechos. (Proverbios 31: 28 y 31).  Y agradecer al Creador por ella.

Anuncios

11 comentarios en “El Amor de mi Mamá

  1. Bill Ramos dijo:

    Qué interesante historia, que bueno es recordar, yo tambien trajé a mi memoria los recuerdos con mi amada Madre; lo más importante, ahora, es apreciarlas y honrarlas, ya que tenemos el gran privilegio de ternerlas, Dios bendiga a tu querida Madre.

    Saludos.

    Bill Ramos

  2. Xuan dijo:

    Me ha encantado tu historia. Sin duda, el Señor bendijo la amorosa decisión de tu madre concediéndole una hija capaz de valorar esta clase de gestos; una especial sensibilidad que pone el foco en esos actos sencillos, los cuales vienen reflejando a su manera, siglo tras siglo, ese otro AMOR: El de Dios, quien nos entregó al Hijo de Sus entrañas para arroparnos y vestirnos con Él, por Su Misericordia y Su Gracia.
    Felicidades, y que Dios siga bendiciéndote con la compañía de tu mamá y tus seres queridos muchos años más en esta tierra y eternamente en la Patria Celestial.
    Saludos desde España.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s