Comparte Tú, tu pan con el hambriento


“¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo?¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu hermano?” (Isaías 58:6-7)

¡Sí! esta invitación es para ti. Quiero animarte a que te sientes un minutito, para meditar que sí puedes hacerlo. Quizá digas: si apenas me alcanza para comprar mi pan o tal vez pienses ni con todo el dinero del mundo podría darle de comer a toda esa gente. Pero, déjame decirte, sin querer utilizar una frase trivial ¡Si puedes!

Por uno o hasta 21 días puedes comer, solamente, alimentos de origen vegetal, algunos llaman a esto ayuno de Daniel, por ser una práctica realizada por el profeta del Antiguo Testamento.

Este tipo de ayuno ha permitido a hombres, mujeres y jóvenes, alrededor del mundo, entrar en la disciplina espiritual de la oración y el ayuno sosegadamente (Primera Carta a los Corintios 7:5)

Si decides hacerlo será entonces cuando tengas la oportunidad de compartir tu pan con el hambriento, pues la carne, los huevitos u otra alimento que no sea de origen vegetal podrás dárselos a una persona o familia necesitada. Busca a tu alrededor, sé que podrás encontrar a alguien.

Esta iniciativa es parte de I58 que es el nombre del movimiento que nos invita a unirnos y actuar, para acelerar el fin de la pobreza en Guatemala. El propósito de este movimiento es ser un catalizador, facilitador, motivador y un centro de información, desde donde  se puedan dirigir acciones para provocar cambios positivos en nuestra nación, Guatemala.

Estos cambios se podrán generar en los ejes de seguridad alimentaria, salud preventiva, educación con valores, empresarialismo social y vivienda digna. Si bien I58 tendrá acciones claras, sabemos que la Palabra de Dios nos enseña que a menudo se puede utilizar el ayuno para asegurar la guía y ayuda del Señor: “Y publiqué ayuno allí junto al río Ahava, para afligirnos delante de nuestro Dios, para solicitar de él camino derecho para nosotros, y para nuestros niños, y para todos nuestros bienes” (Esdras 8:21).

Es así que, el objetivo central de este ayuno será pedirle a Dios su guia para ayudar a nuestra nación y, al mismo tiempo  tomar los alimentos que no comeremos y compartirlos con los necesitados. ¿Te atreves?

Más información: Primeros Pasos para Ayunar  , Más sobre cómo ayunar

Anuncios

8 comentarios en “Comparte Tú, tu pan con el hambriento

  1. Jaime Archila R dijo:

    Estamos en el camino, adelante con fe. Dios tiene preparados grandes planes para este año, pon tu mano en el arado y no voltees atrás, esfuérzate y se valiente, confía en Dios y sus promesas
    Saludos
    Jaime Archila

  2. CoraContreras dijo:

    Gracias Roxana por la invitación a compartir de la provisión que Dios nos da.También a Jaime por no olvidar el llamado a poner la mano en el arado y no volver atrás.

    Un abrazo,

    Cora de Contreras

  3. mauricio alvarado dijo:

    Hola, dirijo la asociacion sin fines de lucro “camino por la senda antigua”, que busca ayudar a niños pobres o huerfanos a ir a la escuela, y buscamos darles un desayuno diario, en la aldea Union Barrios Salama, quisiera ver como nos juntamos con otras instituciones que hacen lo mismo cel 40064345

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s