Seamos los mejores enemigos


Enemigo es aquel que tiene mala voluntad y desea la destrucción de su contrario y hará todo para que esto ocurra. En la Biblia se reconoce que nuestro adversario es Satanás. Las Sagradas Escrituras dice que es el que “peca desde el principio” (1 Juan 3:8b, versión Reina-Valera), y sabemos que el pecado es sinónimo de muerte eterna.

Y que mejor victoria puede tener un enemigo que la muerte de su contrario. El diablo no puede destruir a Dios, pero ataca y desea matar y arruinar lo más preciado para el Creador;  nosotros, Su amada creación.

Satanás vive toda su guerra para que que su falso triunfo se mantenga y lo hace buscando que el pecado reine, porque así  establece su poder sobre quienes se ejercitan en él.

Por eso, quienes viven bajo la destrucción del Diablo verán reducido su tiempo en la Tierra al momento en que, con temor y terror se enfrenten a la muerte y  entonces, solo entonces, el triunfo de este adversario quedará sellado por la eternidad.  (Hebreos 2:15).

Sin embargo, los hijos de Dios no vemos reducida nuestra existencia a ese instante, tenemos la certeza de la vida eterna, obtenida a través del sacrificio de Jesús, “Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna”. (Juan 3:16, versión Nueva Versión Internacional).

Además, Su gran amor  nos da la certeza de un triunfo más que grande: “Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro”.(Romanos 8:37, versión Reina-Valera).

Así que, somos llamados a ser los mejores adversarios de este ángel caído (Ezequiel 28:11-19), quien es el perfecto derrotado como lo describe Jesús en el Evangelio de San Lucas 10:18.

Nosotros, los Hijos de Dios, somos llamados a ser hostiles ante quien desea nuestra destrucción y  sobre todo porque  el diablo es el enemigo  de nuestro Salvador. Debemos ser los mejores adversarios que Satanás enfrente, porque somos llamados a reafirmar su fracaso a cada momento y, para eso el Señor, como buen estratega, nos ha dejado en Su Palabra tácticas para destruir al Maligno que controla el mundo (I Juan 5:19).

oracion_2La primera  arma de esta estrategia es la oración. En  la parte final de Santiago 5.16 nos dice: “La oración del justo es poderosa y eficaz” (versión Nueva Versión Internacional). A lo largo de las Escrituras encontramos ejemplos de cómo el poder de la oración derrota las maldades del diablo, uno de ellos está en el libro de Daniel, en el capítulo 10 se nos ilustra que cuando oramos generamos conflicto en los ámbitos celestiales y las obras del enemigo son arruinadas.

En este relato el profeta nos dice que después de 3 semanas de oración y ayuno “un hombre vestido de lino, con un cinturón del oro más refinado. Su cuerpo brillaba como el topacio, y su rostro resplandecía como el relámpago; sus ojos eran dos antorchas encendidas, y sus brazos y piernas parecían de bronce bruñido; su voz resonaba como el eco de una multitud” (Daniel 10:5-6, Nueva Versión Internacional), le dijo:”no temas; porque desde el primer día que dispusiste tu corazón a entender y a humillarte en la presencia de tu Dios, fueron oídas tus palabras; y a causa de tus palabras yo he venido. Mas el príncipe del reino de Persia se me opuso durante veintiún días; pero he aquí Miguel, uno de los principales príncipes, vino para ayudarme, y quedé allí con los reyes de Persia”. (Daniel 10:12-13)

Imagina que hubiese pasado si el profeta no hubiera orado, quizá la revelación de Dios no habría llegado, al menos no a través de Daniel.

En el Primer Libro de Reyes 18:20-46  también se nos ilustra el poder de la oración cuando Elías derrotó a los profetas de Baal que habían desviado a la nación de Israel, sin embargo, la poderosa petición del profeta fue respondida y el pueblo reconoció que Jehová es Dios.

En Filipos Pablo a través de la oración liberó a una joven de un espíritu de adivinación e igualmente fue libertado, juntamente con Silas, a través de un terremoto de la cárcel y  después el carcelero y su familia fueron salvos del reino de Satanás.

Con estas dos ilustraciones podemos ver que cuando oramos nos volvemos los mejores adversarios contra el diablo, el es nuestro enemigo y nosotros el de él, así que, propongámonos ser los mejores y consolidemos la victoria de Jesucristo, “y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz. (Colosenses 2:15, versión Reina-Valera).

Anuncios

4 comentarios en “Seamos los mejores enemigos

  1. Billmey Ramos dijo:

    Muchísimas gracias Roxana por esta meditación y la importancia de la oración. Considero que nuestra nación está en esta situación y, con un alto porcentaje de cristianos evangélicos, pero, como no oramos no podemos enfrentar a nuestro enemigo, pero, esto me motiva a practicar esta poderosa arma espiritual.

    Saludos cordiales

    Billmey Ramos

      • Samuel Guzmán dijo:

        Saludos Roxana, la verdad es que estamos llamados a ser guerreros de oración, el príncipe de este mundo es Satanás, nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes, ese espíritu opera en los hijos de desobediencia. Como cristianos tenemos que revestirnos con la armadura de Dios, y resistir el día malo, tenemos que velar todo el tiempo, teniendo cuidado de hacer como lo hizo el Arcángel Miguel, cuando peleaba por el cuerpo de Moises, le dijo el Señor te reprenda. Cada día debemos de cubrirnos con su sangre preciosa, dar gracias a Dios por un día más y en las noches dar gracias por su fidelidad; el Señor pelea nuestras batallas, sus ángeles acampan alrededor nuestro, la victoria es nuestra en el nombre de JESÚS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s