El carácter de mi Prueba


Cuando se busca la palabra prueba en la Biblia en el Antiguo Testamento aparece 19 veces y en el Nuevo 22 (Versión Reina-Valera 1960), pocas veces diría yo, para la cantidad de veces que el cristiano la enfrenta a lo largo de su vida.

El apóstol Santiago nos dice  en su epístola “Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna” (Santiago 1:2), quizá, sea el verso más recurrente, tanto para los cristianos como para los recién convertidos, al momento de encontrarse en ese período en que, pareciera que no hay salida, ese momento en el que nuestro acérrimo enemigo, Satanás, nos lanza sus dardos, pareciera con cierta certeza, o esa etapa de dificultad que no quisiera terminar y nosotros rogamos que sí.

Y es que, no es fácil pasar el Niágara en bicicleta, en especial cuando crees que ya termino y no ha sido así y, parafraseando la frase de un anuncio de baterías: sigue y sigue y sigue y sigue, y apenas tenemos tiempo de tomar aire.

prueba_florEn mi caso, por mi temperamento, he tratado de razonarlo, analizarlo y trato de buscar en que he fallado, me pregunto ¿Qué área de mi vida Dios desea que cambie?  Y otro sinfín de preguntas  y como cosa curiosa cuando he contado esto a amigos y conocidos me encuentro que muchos hacen lo mismo; otros, ven la prueba como parte del vivir cristiano y unos pocos como algo que le sucede, porque Dios les está castigando, pero, lo cierto es que, todos coincidimos en que no queremos pasar por ella y si ocurre que termine rápido.

Pero… quizá porque estoy viviendo ese período, el cual pareciera no terminar, sigo en mi búsqueda de comprender no con la mente sino con el corazón cuando el apóstol Pablo dice: “Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado”. (Romanos5:3-5).

Por ello, ahora, creo de corazón que Dios utiliza la prueba para producir en nosotros perseverancia, es decir, la capacidad de soportar, la  persistencia que produce dokime, en griego significa carácter probado, la fortaleza que viene únicamente como resultado de someterse a una prueba intensa, que al ser probada, a su vez, produce esperanza que nos llevará a la victoria y en ella, nunca hay vergüenza alguna.Tribulaciones

¿Por qué Dios obra de esa manera en nuestras vidas? Creo, porque debiéramos anhelar tan desesperadamente esta clase de carácter y esperanza y debiéramos por ello enaltecernos en las tribulaciones y no verlas como dolor que soportar.

Cuando Pablo escribió esto estaba reflejando una perspectiva que era común en los cristianos de los primeros tiempos, es decir, el respecto a las virtudes divinas en comparación con los problemas terrenales, creo, muchos cristianos hemos perdido esta óptica hoy. En mi humilde opinión ante tanta repetición de que somos sus hijos y que como tales debemos vivir en este mundo, nos ha hecho perder esta visión.

Recordemos que Jesús mismo dijo que no somos de este mundo (Evangelio de San Juan 17:14), y más adelante en la misma epístola de Romanos el apóstol dice: Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse” (Romanos 8:18).

Así que, mientras la tribulación pasa y mi nuevo carácter se forma; he de ser valiente y no avergonzada, he de alegrarme, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tenga que ser afligida en diversas pruebas, para que sometida a prueba mi fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo, a quien amo sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo vea, me alegro con gozo inefable y glorioso; obteniendo el fin de mi fe, que es la salvación de mi alma.(I Pedro 1:6-9).

Y mi fe a prueba me lleva a otro nivel que hablaré más adelante.

 

Anuncios

3 comentarios en “El carácter de mi Prueba

  1. Briceida guzman dijo:

    Animo Roxi la Biblia dice :”Tu guardaras en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera porque en ti ha confiado” Cuando nos encontramos en diversas pruebas debemos aferrarnos con fe a las PALABRAS DE DIOS, ponerlas en nuestra mente(pensarlas), en nuestro corazon (creerlas), confesarlas con la boca (hablarlas ministrando a nuestra asustada alma) y actuarlas (vivir de acuedo a ellas, llamar las cosas que no vemos, que no son como si fueran …”Diga el debil…fuerte soy, diga el pobre rico soy…. Debemos recordar a Dios su Palabra.

  2. vicente mancia menjivar dijo:

    Efectivamente las pruebas vienen periódicamente, algunas veces en tiempos cortos y otras en tiempos largos, que pareciera que nunca terminarán. A través de ellas el Señor prueba nuestro carácter, nos pule. nos ayuda a desarrollar paciencia, la cual debe ser en nosotros una virtud que nunca debe faltar, y si no la tenemos las pruebas nos ayudarán a desarrollarla.
    Consideremos lo que dice Santiago capítulo 1, versículo 2 – 4: “Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s