Michael Phelps y la mejor versión de sí mismo


Hace unos días  me enviaron una imagen que trataba de resumir la vida de Michael Phelps, el nadador estadounidense y el deportista olímpico más condecorado de todos los tiempos. Un total de 28 medallas (al momento de esta publicación). En ella describe la complicada vida que había tenido el olimpista antes de ir a #Río 2016.

Me uno a la admiración que despierta este medallista olímpico, en especial que se haya alejado de las drogas y el alcohol, pero, quien puede garantizarle a Phelps que siempre será así.

Sin querer ser un aguafiestas, porque viendo la imagen resulta inspiradora, mi pregunta es ¿Por cuánto tiempo será así?  Creo que ninguna persona lo puedo responder.

En uno de los recuadros dice: “ganar medallas dejó de ser la única razón para existir” ¡Bien por él!  Por ello, Salomón, uno de los hombres más ricos y sabios escribió: “Mire todas las obras que se hacen debajo del sol; y he aquí, todo ello es vanidad y aflicción de espíritu”. (Eclesiastés 1:14, Reina Valera 1960).

Quizá, por ello, se pueda entender que a pesar de tener fama, riqueza y triunfos, el nadador no lograba satisfacción plena. Por eso Salomón agrega: Me dije entonces: «Vamos, pues, haré la prueba con los placeres y me daré la gran vida.» ¡Pero aun esto resultó un absurdo! (Capítulo 2:1, Nueva Versión Internacional)

phelpsLa viñeta  final dice que desea ser mejor padre, mejor pareja. ¿Lo logrará? Una vez más  ¿Quién se lo puede garantizar? Cuántas veces hemos oído decir a varias personas lo enamoradas que estaban y vimos como lo proclamaron a los cuatro vientos y luego…”el amor se acabó”.

Terminan esa relación, lastimando a su cónyuge, hijos y a ellos mismos. Y van en busca de esa vida plena y satisfactoria otra vez.

Eclesiastés 6:12 dice: “…En realidad, ¿quién sabe qué le conviene al hombre en esta breve y absurda vida suya, por donde pasa como una sombra? ¿Y quién puede decirle lo que sucederá en esta vida después de su muerte?” (Nueva Versión Internacional).

Quizá, esa sea la viñeta que falta en la imagen ¿Quién podrá decirle también a Phelps lo que le sucederá después de su muerte?  El único, es Dios.

¡Sí! El único que puede garantizarte una vida plena es Dios, habrán pruebas, sinsabores, pero, plenitud no faltará y lo mejor, si hemos recibido a Jesús en nuestras vidas, sabemos que nos sucederá después de la muerte.

Al final de su libro Salomón escribió: “Aquí culmina el relato. Mi conclusión final es la siguiente: teme a Dios y obedece sus mandatos, porque ese es el deber que tenemos todos. Dios nos juzgará por cada cosa que hagamos, incluso lo que hayamos hecho en secreto, sea bueno o sea malo”. (Eclesiastés 12:13-14, Nueva Traducción Viviente).

Phelps regresará a su país, recibirá los honores merecidos, quizá hayan nuevos y millonarios contratos y deseo que la vida que se ha propuesto la alcance. Pero más allá de esa idílica existencia, quién le puede decir al famoso nadador olímpico y a todos los otros medallistas o a cada persona de este mundo: cómo será su vida después del hoy o del ahora.

Nuestras vidas jamás serán lo que nosotros llamamos perfectas. Y en esta nueva era donde,  yo produzco el cambio, lo que yo vivo y siento es lo más importante, donde yo ayudo, donde yo primero, en donde los selfies abundan; no sé cómo se logrará.

Job, otro hombre que tenía una vida prospera escribió: “El Espíritu de Dios me ha creado, y el aliento del Todopoderoso me da vida”. (Job 33:4, Nueva Traducción Viviente). Y eso lo podrás encontrar en Jesús. Él es el Único que ofrece vida y plena. Libre de tu yo, el que jamás será satisfecho por la mejor versión de ti. ¡ Y lo mejor!  Viene acompañada de un existir eterno.

Anuncios

3 comentarios en “Michael Phelps y la mejor versión de sí mismo

  1. Julio Estuardo Fagiani dijo:

    Hola querida Roxana, estoy de acuerdo con la gran mayoría de lo que escribís en este articulo, pero te puedo contar que Michael Pheps, estuvo muy mal hace unos cuatro años, en los que incluso se metió en drogas e inclusive hace un par de años estuvo a punto de suicidarse como el mismo lo ha comentado. Pero siempre hay un buen amigo que te auxilia y en el caso de Phelps, este amigo le regalo un libro al ver a tan excelente atleta en tal situación y resulta que le regalo “Una vida con propósito” del pastor Rick Warren. Por lo que ya hubo alguien que sembró la semilla, y estoy casi seguro que alguien mas esta cosechando en la vida de este atleta para que en determinado momento Dios haga la siega. Bendiciones

  2. Samuel Guzmán dijo:

    Saludos Roxana. El Predicador dice, vanidad de vanidades todo es vanidad, cuando uno lee todo lo que se escribe en Eclesiastés, todo es cierto y es real, vanidad de vanidades todo es vanidad……. pero una vida sin Cristo, tenemos el entendimiento adormecido y no tenemos claro a que venimos a esta tierra. La vida es un tiempo dado por Dios para nosotros llevar a cabo sus propósitos eternos, en preparación para la vida celestial. Bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s