4 tips para cristianos estresados


cuatro

Me ha ocurrido y sé, no soy la única que una y otra vez trata de poner “al día” su vida.

Sin embargo, el  estrés no puede ser parte de la vida de un cristiano.

¡Sí! Aunque no lo creas. Para Dios tu vida es mucho más valiosa que una lista de tareas que quieras alcanzar o cumplir. Por ello, dejo escrito en Su Palabra: “Los problemas del día de hoy son suficientes por hoy” (Mateo 6:34, Nueva Traducción Viviente).

No es fácil, recordar este texto de la Biblia. Yo tiendo a olvidarlo y he visto a pastores, líderes y varios cristianos estresados por lo mismo. Cuando hablamos de esto, ellos  me han compartido los resultados: cansancio, ansiedad, frustración, alteraciones en el estado de ánimo, no se tienen paciencia con las personas y mucho menos con la familia.

En mi caso, en mi afanada y alterada visión  comencé a ver que las personas trabajaban lento. Entraba a una tienda y miraba que el vendedor lucía lento y perezoso o en un banco veía al personal desperdiciar el tiempo.

Así que, cierto día, antes de entrar a una tienda Dios me dijo: mira tu reloj, lo hice con rapidez. Cuando entre ocurrió el mismo “fenómeno” todos trabajaban lento. Cuando salí  de ese “tardo lugar”,  el Señor me dijo: mira otra vez tu reloj. Había estado solamente siete minutos. Para mí habían sido siglos.

Dios me habló ¡Claramente! Estaba bajo el cruel látigo del estrés. Sino paraba, dañaría mi vida más de lo que ya lo hacía. Así que inicie el proceso de librarme de este despiadado afán.

Te comparto cuatro pasos que estoy practicando, para alcanzar la serenidad, y así disfrutar el día que Dios me da. Y sobre todo, conseguir la  paz necesaria en mis pequeños retos.

cuatro2

  1. No digas “tengo que…” mejor “Hay que…”: Esto me ayuda a ver que no estoy haciendo las cosas sola. Primero, El Señor está conmigo. Él es único dueño del tiempo y el Que tiene control de él. Segundo puedo ver que quienes están a mí alrededor, Dios las ha puesto para ayudarme, aunque a veces piense que no es así.  “Si Dios cuida de manera tan maravillosa a las flores silvestres que hoy están y mañana se echan al fuego, tengan por seguro que cuidará de ustedes. ¿Por qué tienen tan poca fe?(Mateo 6:30, Nueva Traducción Viviente).
  2. Haz pequeñas pausas en lo que haces: Y eso involucra no hacer nada que impliquen algo similar a lo que realizas en el trabajo o tareas diarias. Por ejemplo, ver los mensajes en el celular, no es una buena idea. Una pausa es para desconectarte de las tareas o cosas que haces continuamente. Podrías dar gracias a Dios por algo que recibiste ese día, la gratitud libera. Comer y saborear un pequeño snack. En mí caso me encantan los licuados, así que, me siento, lo bebo y  disfruto. En este link encontré recetas de jugos que además, son anti estrés. Lo importante es que te detengas y  disfrutes algo bueno o genial. ¿Acaso con todas sus preocupaciones pueden añadir un solo momento a su vida?(Mateo 6:27, Nueva Traducción Viviente).
  3. Acepta lo que no puedes cambiar: Hace unos días había planificado realizar una diligencia y cuando llegue al lugar me dijeron que, la persona estaría en una reunión por tres horas. Por unos segundos pensé, me atravesé media ciudad en el abrumador tráfico y… No seguí, paré y dije: No puedo reponer el tiempo, Dios tiene control. Deje de afanarme, salí y me tome una pausa. Oro que Dios me ayude a reaccionar  siempre así.
  4. Haz lo que realmente importe: Es bueno preguntarse si lo que estoy haciendo me ayuda a alcanzar el propósito de Dios en mi vida. Si no… evalúo hacerlo después. No permitas que lo prescindible acapare el tiempo de lo que en verdad importa. Si pudieras tomarte un momento para revisar las cosas que haces y determinar si te están ayudando a cumplir el propósito de tu vida, podrías a enfocarte mejor. Me he dado cuenta que si no hago esto, mi existencia se reducirá a tachar tareas hechas. No me interpretes mal, claro que es bueno planificar nuestras actividades. Pero, en mi caso no quiero presentarme ante mi Salvador solo habiendo hecho eso. “Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten. Así que no se preocupen por el mañana, porque el día de mañana traerá sus propias preocupaciones. Los problemas del día de hoy son suficientes por hoy”. (Mateo 6:33-34).

 

Anuncios

Un comentario en “4 tips para cristianos estresados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s