Metas:Inteligencia y Dominio Propio



inteligencia2

Recuerdo cuando salió el primer cubo Rubik, era una niña y fue la sensación ¡ Todos querían armarlo! Sin importar la edad.

Entre las cualidades  para lograrlo era la inteligencia y el dominio propio. No todos lo logramos.

Pero, te has preguntado a dónde llegarías con estos dos rasgos de carácter, además de solo armar este juguete. Yo sí.

Por eso, cuando leí la siguiente parte en la primera epístola del apóstol Pedro, empecé a meditar en el interés de Dios en que sus hijos tengan estas dos cualidades.

“Por eso, dispónganse para actuar con inteligencia; tengan dominio propio…” (1 Pedro 1:13a Nueva Traducción Viviente).

El diccionario define inteligencia como la capacidad de entender o comprender y/o resolver problemas. La habilidad, destreza y experiencia.

A lo largo del 2017 enfrentaremos retos para alcanzar nuestras metas o sueños. Así que, las preguntas obvias son ¿Qué hacer? ¿Cómo resolver? ¿De dónde vendrán nuestras destrezas para solucionarlo?

El salmista escribió “De tus mandamientos he adquirido inteligencia; por tanto, he aborrecido todo camino de mentira”. (Salmo 119:104, Reina-Valera 1960).

Por tanto, mi meta este año será, continuar leyendo la Biblia, para que esa inteligencia que muchos no comprenden o creen arcaica, sea aquella, por la que después, todos te preguntan cómo lo hiciste.

En cuanto a dominio propio el diccionario dice:”Poder que alguien tiene para usar y disponer de lo suyo”.

Poder, ¡Sí eso!  Eso es lo que necesitamos en especial cuando enfrentemos un problema, un señalamiento injusto, una enfermedad o sencillamente que las cosas no hayan salido como yo esperaba. En Cristo Jesús podemos tenerlo.

El apóstol Pedro sabía bien de lo que  escribía. Durante los tres años que acompaño a Jesús, muchas veces la carencia de dominio propio lo llevó a actuar con impulsividad. Incluso en las horas previas a la crucifixión de Cristo.

Pero,  sabemos que después de un momento muy doloroso aprendió lo que era el dominio propio.

El apóstol se convirtió en la Petra o Roca como lo llamó Jesús. Las tormentas, los sufrimientos, las cárceles y persecuciones que vinieron no lo hicieron perder el control. Por eso,  pudo continuar  firmemente con su llamado, sin caer en emocionalismos, depresiones, enojos o frustraciones.

Cuántas veces hemos perdido oportunidades únicas o vuelto a empezar, porque perdimos el control. Oremos para que Su Espíritu Santo nos ayuden a gobernarnos a sí mismos.

Es importante mantenernos sobrios, serenos, calmados para que esa inteligencia divina nos ayude a pensar con buen carácter.  Pues, ” una persona sin control propio es como una ciudad con las murallas destruidas”. (Proverbios 25:28, Nueva Traducción Viviente).

Dios desea que sus hijos cumplan su propósito, alcancemos nuestras metas y sueños. Su Palabra nos llevará a hacerlo. ¡Tenlo por seguro!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s