Cómo hacer un Devocional Diario


devocional

Si deseas hacer de la oración parte de tu vida, te comparto algunos pasos que me han ayudado a hacerlo.

Primero, te recomiendo que escojas un lugar donde puedas orar y meditar con la Palabra de Dios.

Debe ser un espacio en donde puedas orar sin interrupciones y que tú tampoco lo hagas. Recuerda tú hablarás con Dios y Él también lo hará contigo.

Puede ser tu sillón favorito, la sala, tu habitación, en el carro, por si llegas temprano al trabajo. A mi me encanta orar en el comedor, porque tiene una ventana grande que me permite ver el jardín y en este espacio nadie me interrumpe.

Ten un cuaderno para hacer tus anotaciones. Estas incluirán tus peticiones, respuestas y lo que Dios hablé a tu corazón. Te recomiendo que las escribas con fechas.  Esto te ayudará a ver como Dios obra y en el tiempo que Él responde o no, a lo que has pedido.

Además, cuando escribes  puedes verlo como pasos de fe, porque cuando tengas respuestas podrás testificar de ello.

Estos son algunos pasos que me ayudan a orar. No están escritos en piedra, son sugerencias. Sé que si haces de la oración parte de tu vida encontrarás los propios.

  1. Principia este tiempo alabando y dando gracias a Dios
  2. Ora para que el Señor te dé sabiduría y revelación conforme hablas con Él.
  3. Invita al Espíritu Santo para que te ayude a orar y que te muestre el corazón y la voluntad del Padre.
  4. Presenta tus peticiones, estas pueden ser por tus seres queridos, por quienes no conocen a Jesús como Salvador, tus necesidades etc.
  5. Si puedes tener pasajes bíblicos para respaldar tus peticiones, esto le dará poder a tu oración. Recuerda que la Palabra de Dios es nuestra poderosa espada y es más cortante que cualquier espada de dos filos. Por ejemplo, si estas pidiendo por un trabajo o provisión podrías orar y luego afirmar diciendo porque Jesús en Tu Palabra dice: “He sido joven y ahora soy viejo, pero nunca he visto justos en la miseria, ni que sus hijos mendiguen pan. (el Salmo 37:25,Nueva Versión Internacional).
  6. Cuando termines, toma un tiempo en silencio, para oír lo que Dios quiere hablarte. Este momento es clave, podría tomarte varios minutos, pues, debes agudizar tus sentidos espirituales.
  7. Cuando Dios te haya hablado anótalo. Podrás revisar si viene de Dios y meditar en ello. Una forma de saber si lo que recibes  es porque Dios  te lo dijo, es que esté respaldado por Su Palabra. Él jamás te dirá algo contrario a lo escrito en la Biblia

Por último ten presente que orar es tener fe, pues, la oración no es solo presentarse ante Dios, sino la elección que hacemos de creer que Jesús hará lo que dice que hará. Hebreos 11:1

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s