Paso 3 para Mantener la Paz en Navidad

3:Su presencia está contigo:

Si has practicado a diario los pasos 1 y 2 tu mente y corazón debe estar preparados para que la presencia de Jesús sature tu ser. Si esto ocurre las actividades del día ¡Serán diferentes!

No importa que actividad realices: limpieza, cocinar, contestar tus correos electrónicos, atender el teléfono, atender a los clientes, a tu jefe, compañeros de trabajo o a tu familia, bordar, hacer ejercicios en fin toda actividad que hagas ten presente: Cristo está ahí, presenciacontigo.

Dios está contigo y quiere ofrecerte su compañía, el reto que tenemos es que se lo permitamos.

A veces yo bromeo con mis amigos que en mi casa habló con Dios y con mis perros, pero, realmente es así, porque ellos están ahí conmigo.

Una forma de que aceptes la presencia de Jesús en tus actividades es que, hables con Él como que estuviera ahí a tu lado en carne y hueso.

No es que actúes como una o un loco, sino sencillamente piensa Él está aquí conmigo. Cristo ve como hago cada cosa, observa cada uno de mis detalles, palabras y actitudes.

Recuerdo una ocasión que salí de un lugar y llovía a cantaros, no tenía sombrilla y debía irme para mi próxima clase. Sin meditar en nada en voz audible le dije Jesús: puedes detener la lluvia para que llegue a mi carro sin mojarme. En ese instante un hombre me dijo- le estás hablando a Dios. No me había dado cuenta que él estaba ahí, pero sin dudarlo le dije -Sí.

Me vio asombrado y me dijo y crees que va a contestarte y justo en ese instante la lluvia paró. Así que, señalé hacia afuera y le dije – Sí. Me vio, sonrió y no dijo más, no sé que habrá pensado este hombre, pero camine hacia mi vehículo y dije: Gracias a Dios que tu presencia siempre esté conmigo.

Aun ahora, en las locuras de las compras, en atender a tus amigos, familiares a ti misma o mismo, pide que la presencia de Jesucristo esté contigo.

Para esto vino al mundo para darte salvación y una vida plena con su presencia.

Paso 2 para mantener la paz en Navidad

navidad2

2. Enfócate:

Otra forma que practico para mantener la paz en Navidad y en las carreras de fin de año es, mantenerme enfocada en el propósito de la celebración: El Nacimiento del Principe de Paz, Jesucristo.

“Pues nos ha nacido un niño, un hijo se nos ha dado; el gobierno descansará sobre sus hombros,y será llamado: Consejero Maravilloso, Dios Poderoso,  Padre Eterno, Príncipe de Paz.” (Isaías 9:6)

Tomar un tiempo en oración agradeciendo que el Hijo de Dios se encarnara para darme salvación, vida eterna, amor y paz te aseguro que te mantendrá enfocado y te ayudará a no enojarte, deprimirte o frustrarte.

Algo que me ayuda a mantener esta perspectiva es que coloco mi alarma cada hora o dos y cuando suena, me tomo un momento para agradecer a Dios, por lo que he recibido de Él en ese día.

Tengo que tener la certeza de que a pesar de que hayan cosas que no me gustan Dios sabe lo que es bueno para mí. Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza.” (Jeremías 29:11) y “Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito.” (Romanos 8:28).

Paso 1 para mantener la paz en Navidad

No sé ustedes, pero en este tiempo, además de experimentar la alegría de la llegada de la Navidad, también algunos solemos estresarnos, otros se entristecen y muchos se enojan o frustran.

https://i1.wp.com/www.grafiksmania.com/images/joomgallery/details/gif_e_glitter_220/natale_222/presepi_animati_224/presepe_dorato_20131108_1588976862.gif

  1. El Silencio:

Comienza el día con un tiempo de silencio. Abre tus ojos y ¡No hables! Piensa en Dios. Mira alrededor, quizá por la ventana. Ve que has sido bendecido con amanecer vivo, ¡Con bien! Y piensa cuántas oportunidades te dará Dios hoy, para disfrutar y bendecir.

Si estas enfermo o te aqueja algo, igual agradece y pide a Dios te sane o restauré ¡Qué más puedes hacer! ¿Quejarte! ¿Deprimirte? Creo que la primera opción es mejor.

Recuerda ¡No hables! ¡No pongas la radio o la televisión! Solo medita en lo maravilloso que es Jesús: Te ama tanto que está ahí contigo y cuido tu sueño.

Toma cinco minutos para  leer una porción de la Biblia ¡No hables! En ese silencio Dios te hablará y podrá revelarte cómo será tu día, te dará instrucciones o sencillamente en la calma y ausencia de sonidos te reconfortará y te dará fuerzas para el nuevo día.

Luego, si vives en familia ve y abrázalos, ¡No hables! o hagas ruido. Ellos aun están soñolientos y para nadie es placentero le interrumpan el sueño con sonidos, un abrazo siempre reconforta.

Si vives solo, no te preocupes desde la distancia bendice a tu familia y amigos, sin importar cómo han sido ellos contigo.

Mañana te compartiré otro paso.

4 tips para cristianos estresados

cuatro

Me ha ocurrido y sé, no soy la única que una y otra vez trata de poner “al día” su vida.

Sin embargo, el  estrés no puede ser parte de la vida de un cristiano.

¡Sí! Aunque no lo creas. Para Dios tu vida es mucho más valiosa que una lista de tareas que quieras alcanzar o cumplir. Por ello, dejo escrito en Su Palabra: “Los problemas del día de hoy son suficientes por hoy” (Mateo 6:34, Nueva Traducción Viviente).

No es fácil, recordar este texto de la Biblia. Yo tiendo a olvidarlo y he visto a pastores, líderes y varios cristianos estresados por lo mismo. Cuando hablamos de esto, ellos  me han compartido los resultados: cansancio, ansiedad, frustración, alteraciones en el estado de ánimo, no se tienen paciencia con las personas y mucho menos con la familia.

En mi caso, en mi afanada y alterada visión  comencé a ver que las personas trabajaban lento. Entraba a una tienda y miraba que el vendedor lucía lento y perezoso o en un banco veía al personal desperdiciar el tiempo.

Así que, cierto día, antes de entrar a una tienda Dios me dijo: mira tu reloj, lo hice con rapidez. Cuando entre ocurrió el mismo “fenómeno” todos trabajaban lento. Cuando salí  de ese “tardo lugar”,  el Señor me dijo: mira otra vez tu reloj. Había estado solamente siete minutos. Para mí habían sido siglos.

Dios me habló ¡Claramente! Estaba bajo el cruel látigo del estrés. Sino paraba, dañaría mi vida más de lo que ya lo hacía. Así que inicie el proceso de librarme de este despiadado afán.

Te comparto cuatro pasos que estoy practicando, para alcanzar la serenidad, y así disfrutar el día que Dios me da. Y sobre todo, conseguir la  paz necesaria en mis pequeños retos.

cuatro2

  1. No digas “tengo que…” mejor “Hay que…”: Esto me ayuda a ver que no estoy haciendo las cosas sola. Primero, El Señor está conmigo. Él es único dueño del tiempo y el Que tiene control de él. Segundo puedo ver que quienes están a mí alrededor, Dios las ha puesto para ayudarme, aunque a veces piense que no es así.  “Si Dios cuida de manera tan maravillosa a las flores silvestres que hoy están y mañana se echan al fuego, tengan por seguro que cuidará de ustedes. ¿Por qué tienen tan poca fe?(Mateo 6:30, Nueva Traducción Viviente).
  2. Haz pequeñas pausas en lo que haces: Y eso involucra no hacer nada que impliquen algo similar a lo que realizas en el trabajo o tareas diarias. Por ejemplo, ver los mensajes en el celular, no es una buena idea. Una pausa es para desconectarte de las tareas o cosas que haces continuamente. Podrías dar gracias a Dios por algo que recibiste ese día, la gratitud libera. Comer y saborear un pequeño snack. En mí caso me encantan los licuados, así que, me siento, lo bebo y  disfruto. En este link encontré recetas de jugos que además, son anti estrés. Lo importante es que te detengas y  disfrutes algo bueno o genial. ¿Acaso con todas sus preocupaciones pueden añadir un solo momento a su vida?(Mateo 6:27, Nueva Traducción Viviente).
  3. Acepta lo que no puedes cambiar: Hace unos días había planificado realizar una diligencia y cuando llegue al lugar me dijeron que, la persona estaría en una reunión por tres horas. Por unos segundos pensé, me atravesé media ciudad en el abrumador tráfico y… No seguí, paré y dije: No puedo reponer el tiempo, Dios tiene control. Deje de afanarme, salí y me tome una pausa. Oro que Dios me ayude a reaccionar  siempre así.
  4. Haz lo que realmente importe: Es bueno preguntarse si lo que estoy haciendo me ayuda a alcanzar el propósito de Dios en mi vida. Si no… evalúo hacerlo después. No permitas que lo prescindible acapare el tiempo de lo que en verdad importa. Si pudieras tomarte un momento para revisar las cosas que haces y determinar si te están ayudando a cumplir el propósito de tu vida, podrías a enfocarte mejor. Me he dado cuenta que si no hago esto, mi existencia se reducirá a tachar tareas hechas. No me interpretes mal, claro que es bueno planificar nuestras actividades. Pero, en mi caso no quiero presentarme ante mi Salvador solo habiendo hecho eso. “Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten. Así que no se preocupen por el mañana, porque el día de mañana traerá sus propias preocupaciones. Los problemas del día de hoy son suficientes por hoy”. (Mateo 6:33-34).

 

4 hábitos que harán de ti un cristiano enfocado

estrellas

Si realizas estas rutinas  te llevarán a cumplir mejor tus metas, a desarrollar tus planes y sobre todo a tener una mejor relación con Dios  y por consiguiente, harán de ti un cristiano mejor enfocado.

  1. Al despertar da gracias a Dios. Se sabe que las personas agradecidas gozan más la vida, enfrentan el día con mejor expectativas tienen mayores niveles de felicidad, una presión arterial más saludable y mejores relaciones interpersonales, duermen mejor, se deprimen menos y toleran más el dolor. Los grandes líderes de Dios siempre le agradecían al Señor: “Le doy gracias a Cristo Jesús nuestro Señor, quien me ha dado fuerzas para llevar a cabo su obra. Él me consideró digno de confianza y me designó para servirlo, a pesar de que yo antes blasfemaba el nombre de Cristo. En mi insolencia, yo perseguía a su pueblo; pero Dios tuvo misericordia de mí, porque lo hacía por ignorancia y porque era un incrédulo.  ¡Oh, qué tan generoso y lleno de gracia fue el Señor! Me llenó de la fe y del amor que provienen de Cristo Jesús. (1 Timoteo 1:12-14, Nueva Traducción Viviente)
  2. Ejercítate: Se ha comprobado que las personas que lo hacen mejoran su productividad. Una simple caminata de 15 ó 20 minutos hacen la diferencia. Los mejores empresarios y líderes lo hacen  y los resultados son tangibles. Además, se ha comprobado que quienes no se ejercitan son más propensos a la irritabilidad, en algún momento del día. Se sabe que Benjamín Franklin caminaba cada mañana y varias de sus invenciones vinieron después de esta rutina. Barack Obama es otro  líder que se ejercitan durante la mañana. “Nadie odia su propio cuerpo, sino que lo alimenta y lo cuida tal como Cristo lo hace por la iglesia”. (Efesios 5:29, Nueva Traducción Viviente).
  3. Lee y medita la Biblia: En ella siempre encontrarás respuesta, solución, consejo y pasos prácticos para todoa área de la vida. John Maxwell dijo: “Todo lo que sé de liderazgo, lo aprendí en la Biblia. “Corro por el camino de tus mandamientos,  porque has ampliado mi modo de pensar. (Salmo 119:32),  “Aun los poderosos se confabulan contra mí,   pero este siervo tuyo medita en tus decretos” (Salmo 119:23), “Viviré con toda libertad, porque he buscado tus preceptos. Hablaré de tus estatutos a los reyes  y no seré avergonzado, pues amo tus mandamientos,  y en ellos me regocijo. (Salmo 119:45-47).
  4. Ora: La comunicación conQuien desea que alcances tus sueños y metas, no puede dejarse a un lado. Á través de la oracíón podrás recibir estrategias, soluciones y claridad con certeza irrefutable. Jesús, nuestro Salvador siempre oro.Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba. (Marcos 1:35). Aun en su momento más difícil la oración lo hizo poderoso.

Michael Phelps y la mejor versión de sí mismo

Hace unos días  me enviaron una imagen que trataba de resumir la vida de Michael Phelps, el nadador estadounidense y el deportista olímpico más condecorado de todos los tiempos. Un total de 28 medallas (al momento de esta publicación). En ella describe la complicada vida que había tenido el olimpista antes de ir a #Río 2016.

Me uno a la admiración que despierta este medallista olímpico, en especial que se haya alejado de las drogas y el alcohol, pero, quien puede garantizarle a Phelps que siempre será así.

Sin querer ser un aguafiestas, porque viendo la imagen resulta inspiradora, mi pregunta es ¿Por cuánto tiempo será así?  Creo que ninguna persona lo puedo responder.

En uno de los recuadros dice: “ganar medallas dejó de ser la única razón para existir” ¡Bien por él!  Por ello, Salomón, uno de los hombres más ricos y sabios escribió: “Mire todas las obras que se hacen debajo del sol; y he aquí, todo ello es vanidad y aflicción de espíritu”. (Eclesiastés 1:14, Reina Valera 1960).

Quizá, por ello, se pueda entender que a pesar de tener fama, riqueza y triunfos, el nadador no lograba satisfacción plena. Por eso Salomón agrega: Me dije entonces: «Vamos, pues, haré la prueba con los placeres y me daré la gran vida.» ¡Pero aun esto resultó un absurdo! (Capítulo 2:1, Nueva Versión Internacional)

phelpsLa viñeta  final dice que desea ser mejor padre, mejor pareja. ¿Lo logrará? Una vez más  ¿Quién se lo puede garantizar? Cuántas veces hemos oído decir a varias personas lo enamoradas que estaban y vimos como lo proclamaron a los cuatro vientos y luego…”el amor se acabó”.

Terminan esa relación, lastimando a su cónyuge, hijos y a ellos mismos. Y van en busca de esa vida plena y satisfactoria otra vez.

Eclesiastés 6:12 dice: “…En realidad, ¿quién sabe qué le conviene al hombre en esta breve y absurda vida suya, por donde pasa como una sombra? ¿Y quién puede decirle lo que sucederá en esta vida después de su muerte?” (Nueva Versión Internacional).

Quizá, esa sea la viñeta que falta en la imagen ¿Quién podrá decirle también a Phelps lo que le sucederá después de su muerte?  El único, es Dios.

¡Sí! El único que puede garantizarte una vida plena es Dios, habrán pruebas, sinsabores, pero, plenitud no faltará y lo mejor, si hemos recibido a Jesús en nuestras vidas, sabemos que nos sucederá después de la muerte.

Al final de su libro Salomón escribió: “Aquí culmina el relato. Mi conclusión final es la siguiente: teme a Dios y obedece sus mandatos, porque ese es el deber que tenemos todos. Dios nos juzgará por cada cosa que hagamos, incluso lo que hayamos hecho en secreto, sea bueno o sea malo”. (Eclesiastés 12:13-14, Nueva Traducción Viviente).

Phelps regresará a su país, recibirá los honores merecidos, quizá hayan nuevos y millonarios contratos y deseo que la vida que se ha propuesto la alcance. Pero más allá de esa idílica existencia, quién le puede decir al famoso nadador olímpico y a todos los otros medallistas o a cada persona de este mundo: cómo será su vida después del hoy o del ahora.

Nuestras vidas jamás serán lo que nosotros llamamos perfectas. Y en esta nueva era donde,  yo produzco el cambio, lo que yo vivo y siento es lo más importante, donde yo ayudo, donde yo primero, en donde los selfies abundan; no sé cómo se logrará.

Job, otro hombre que tenía una vida prospera escribió: “El Espíritu de Dios me ha creado, y el aliento del Todopoderoso me da vida”. (Job 33:4, Nueva Traducción Viviente). Y eso lo podrás encontrar en Jesús. Él es el Único que ofrece vida y plena. Libre de tu yo, el que jamás será satisfecho por la mejor versión de ti. ¡ Y lo mejor!  Viene acompañada de un existir eterno.

Mucho sexo, poca venta. Los efectos del erotismo en la publicidad

Cuando inicie una breve investigación que me pidieron sobre el sexo en la publicidad, esperaba encontrarme una serie de notas apoyando su uso. Sin embargo ¡Oh sorpresa! No fue así. Te comparto lo que descubrí.

Seguir leyendo

Su Muerte en Nuestra Vida

Hace más de 2 mil años, el enemigo de toda la humanidad, Satanás,  celebraba la muerte de Jesucristo. Él pensaba que su principado de terror tenía todo el poder sobre el mundo y que finalmente, había vencido a quien lo había echado del cielo (Ezequiel 28:16).

Seguir leyendo

Los contrastes de la Fe

En 1 Corintios 10:11 se lee: “Esas cosas les sucedieron a ellos como ejemplo para nosotros. Se pusieron por escrito para que nos sirvieran de advertencia a los que vivimos en el fin de los tiempos. (Nueva Traducción Viviente).

Este verso me hacer pensar una y otra vez  lo valioso que es leer la Biblia. Los hombres y las mujeres que encontramos en ella  nos ejemplifican lo que es vivir o no  a través de una pequeñísima palabra, fe.

Seguir leyendo

¿Qué le pido al Señor Presidente?

Siempre que inicia un nuevo gobierno  los que votaron por el ganador esperan y los que no… También. Los primeros por ver se cumplan lo  prometido o dicho y los segundos… igual.

Así que, a menos que no te sea indiferente como se dirige la nación en que vives, te encontrarás  en alguno de estos dos grupos y sin querer  delatarme (porque el voto es secreto), al recién nombrado presidente de Guatemala, Jimmy Morales, le pido una cosa: Credibilidad.

Seguir leyendo