10 versos para usar en tu cuarto de guerra

Si has visto la comentada película Cuarto de Guerra, puedes comprender el poder de la oración. Te comparto 10 versos que te ayudarán no solo a interceder o batallar, sino vencerás cualquier obstáculo que el enemigo haya puesto tratando de impedir que tu respuesta llegue o tarde en venir.

  1. Ora sin pecado, para que nada estorbe tu petición: “pero la gente no es considerada justa por sus acciones sino por su fe en Dios, quien perdona a los pecadores”. (Romanos 4.5, Nueva Traducción Viviente)
  2. En el nombre de Jesús:Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre”. (Filipenses 2:9-11, Reina-Valera 1960)
  3. Nuestra batalla es espiritual, nunca contra una(s) persona(s): Pues no luchamos contra enemigos de carne y hueso, sino contra gobernadores malignos y autoridades del mundo invisible, contra fuerzas poderosas de este mundo tenebroso y contra espíritus malignos de los lugares celestiales”. (Efesios 6:12, Nueva Traducción Viviente).
  4. Nuestro enemigo será avergonzado:Y habiendo despojado a (habiéndose desecho de) los poderes y autoridades, hizo de ellos un espectáculo público, triunfando sobre ellos por medio de El. (Colosenses 2:15, Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy).
  5. Jesús está sobre todo, esto garantiza tu victoria en oración:  “la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero; y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia”. (Efesios 1:20-22, Reina-Valera  1960).
  6. Dios nunca dejará que quedes avergonzado: “Te exaltaré, Señor, porque me levantaste, porque no dejaste que mis enemigos se burlaran de mí” (Salmo 30:1, Nueva Versión Internacional).
  7. Dios siempre te salvará: “Aunque estoy rodeado de dificultades, tú me protegerás del enojo de mis enemigos.Extiendes tu mano, y el poder de tu mano derecha me salva”. (Salmo 138:7, Nueva Traducción Viviente).
  8. Acude a Jesús ante cualquier tentación:  Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén”. (Mateo 6:13, Reina-Valera 1960).
  9. La prueba es algo normal, porque estamos bajo fuego, solo seamos valientes: “y los ayudara a no ser perturbados por las dificultades que atravesaban; pero ustedes saben que estamos destinados a pasar por tales dificultades”. (1 Tesalonicenses 3:3, Nueva Traducción Viviente).
  10. Nunca caerás delante de tu enemigo: “Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría.” (Judas 1:24, Reina-Valera 1960).
Anuncios

Un Diario de Oración

En la Biblia la oración nos muestra como el espíritu humano se comunica con Dios. Muchas oraciones que encontramos escritas son un testimonio de fe. Podemos leer como hombres y mujeres que clamaron al Señor, en su momento, recibieron las respuestas a sus plegarias.

Los salmos son ejemplo de ello, otras son cortas como la oración de Jabes (1 Crónicas 4:9-10) o la del apóstol Pedro cuando se hundía en el mar (Mateo 14:30), otras pidiendo sanidad (Hechos 3:6) algunas muestran verdaderas pruebas de fe, como Abraham pidiendo un hijo o incluso la plegaria de nuestro Señor Jesucristo en el huerto de Getsemaní.

El leer estas plegarias me ánimo a empezar mi diario de oración, como testimonio de fe. El hacerlo me ha ayudado a aumentarla. Al ver mis oraciones respondidas y cómo ocurrió o a aceptar la volunta de Dios cuando no.

Por ello hoy quiero compartir contigo como hacer un diario de oración.

Creeme a lo largo de tu vida este pequeño escrito te permitirá ver como Dios va obrando en tu existencia. Igualmente, podras ver como vas madurando en la fe y a comprender porque algunas cosas sencillamente pasan o no: “Ahora no entiendes lo que hago, pero algún día lo entenderás”. ( Juan 13:7, Nueva Traducción Viviente)

¡ A empenzar !

  1. Escoge un cuaderno a tu gusto.
  2. Puedes escribir una introducción que testifique tu fe en Jesucristo.
  3. Escribe tus oraciones. En mi caso he escogido escribirlas como cartas dirigidas a Dios, incluso suelo terminar mi oración con una despedida, por ejemplo: te amo Jesús y en ti espero.
  4. Otra sugerencia podría ser pegar imágenes. Dios te guiará como quiera que sea tu diario y quizá despúes tu nos compartas lo que has hecho.
  5. Las oraciones pueden ser peticiones, agradecimientos, alabanzas, de intercesión, entre otras.
  6. No te preocupes de escribir con cierto estilo, escribe como cuando hablas u oras a Dios. Él conoce tu corazón.
  7. Trata de establecer una periodicidad, puede ser diaria o semanal.
  8. Si estas orando por alguien, escribe la petición por ejemplo Señor te pido que la cirugía de Luisa sea un éxito y para no olvidar interceder, podrías programar recordatorios telefónicos en la agenda del celular. Cuando tu intercesión sea respondida podrás escribir la respuesta y relatar como ocurrió.
  9. No olvides colocar fecha a tus oraciones.
  10. Escribe la respuesta a tu oración con fecha y testifica cómo sucedió.
  11. No olvides escribir con gratitud y alabanza cuando las respuestas lleguen.
  12. Un diario de oración vendrá a ser tu testimonio de fe y podrás glorificar a Dios con él.

Mí oración, mí Respuesta

Sé que muchos cristianos batallamos cada día para lograr orar y la verdad,  muchas veces no lo hacemos, ¡Uy no digas eso! Me podrías decir, pero así es.

Un día me acosté tan rendida y luego otro y otro, hasta que acumule meses en que mis oraciones eran para agradecer los alimentos y orar por otros ¡Ay no, no digas eso! Podrías decirme también, pero… Fue así.

Ahora creo que Dios ha anhelado tanto ese tiempo conmigo que me llevó al momento en que no me quedaba otra opción que orar. Podía ir con mis hermanos de la iglesia y pedirles que oraran por mí, podía enviar todos los mensajes por Whats Up para pedir oración, y no digo que esté mal, Dios nos dice claramente en Mateo 18:19-20 “Además les digo que si dos de ustedes en la tierra se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan, les será concedida por mi Padre que está en el cielo.  Porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”. (Nueva Versión Internacional).

Sin embargo, déjame hacerte las mismas preguntas que me hice hace un tiempo:

  1. ¿De quién era la petición?
  2. ¿Quién necesitaba resolver un problema?
  3. ¿Quién tenía la necesidad?
  4. ¿Quién era la que tenía que dar gracias, cuando recibía algo?

La respuesta a estas preguntas es obvia, pero, lo que realmente aprendí  al contestarlas es que Dios desea tanto que le hablemos. Porque yo soy la persona correcta para expresar cómo me siento, qué necesito, cuál es mi súplica o mi gratitud. Nadie puede hacerlo mejor, sino yo.

Por lo tanto, mi oración llega más clara y la respuesta igualmente. Mis hermanos están para apoyarme y confortarme, pero, no pueden tomar mi lugar.

Siempre que leo en la Biblia los momentos en que los hombres y mujeres de Dios oraban, sus palabras eran tan claras, sus corazones tan sinceros que el Señor escuchaba y respondía.

En Josue 7: 1-22 se nos relata un momento muy triste y de derrota del pueblo de Israel. Josué con los ancianos postrados delante de Dios, después de haber sido derrotados por Hai y  haber recogido 36 muertos, Josué oró: ¡Ah, Señor Jehová! ¿Por qué hiciste pasar a este pueblo el Jordán, para entregarnos en las manos de los amorreos, para que nos destruyan?

¡Qué momento más dramático y doloroso! Sales haciendo lo que Dios te pidió y regresas perdedor. Ahí estaba el líder de Israel exponiendo su sentir y queja. ¡Ojalá nos hubiéramos quedado al otro lado del Jordán! continúa Josué en su oración, ¡Wow!  El hombre elegido por Dios para que tomarán la tierra prometida, vuelve a quejarse y reprochar. Sin embargo Josué solo expresa su dolor, su frustración, su desánimo al único que puede comprenderlo.

¡Ay, Señor! ¿qué diré, ya que Israel ha vuelto la espalda delante de sus enemigos? Ahora Josué cuestiona y le dice a Dios: Tú eres el responsable, dime que les digo y agrega: Porque los cananeos y todos los moradores de la tierra oirán, y nos rodearán, y borrarán nuestro nombre de sobre la tierra ¿Qué más desanimó puede expresar este hombre en su oración que el verse muertos?

Y al finalizar le da el último tiro de sentimiento y frustración a Dios ¿qué harás tú a tu grande nombre? es decir, ¿Qué de tu prestigio Señor?

Realmente, ante una oración como esta, no sé tú, pero yo, en mi humanidad tendría ganas de eliminarlos y terminar toda la queja de este hombre, pero, Dios en su soberanía y amor le responde: ¡Levántate! ¿Qué haces allí postrado?  Los israelitas han pecado y han violado la alianza que concerté con ellos. Se han apropiado del botín de guerra que debía ser destruido y lo han escondido entre sus posesiones”. (Josué 7:10-11)  oración clara, respuesta igual.

Y vuelvo a repetir, la oración de Josué fue tan clara que la respuesta de Dios también. Quienes hemos leído la Biblia sabemos lo que sucedió. En el siguiente  capítulo, se narra cómo vencieron a quienes momentos antes los habían derrotado y no solo a ellos, sino a todos los pueblos restantes que enfrentarían.

Así que, con ánimo o sin él, hablemos con el Señor y veamos lo que nos sucederá.

 

*Todos los textos tomados de la versión Reina-Valera 1960 a excepción de los que se mencionan.

10 versos para vencer el desánimo

Hay días que te levantas y son duros que te sientes abatido, frustrado o incluso no quieres moverte y al regresar a la casa solo quieres dormir. La palabra de Dios te permitirá pasar estos días sin sentimientos de frutración y cansancio.

  1. Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos”. ( Romanos 8:28-29, Reina Valera 1960).
  2. Confía en el Señor con todo tu corazón; no dependas de tu propio entendimiento. Busca su voluntad en todo lo que hagas, y él te mostrará cuál camino tomar”. (Proverbios 3: 5-6, Nueva Traducción Viviente).
  3.  “No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho. Así experimentarán la paz de Dios, que supera todo lo que podemos entender. La paz de Dios cuidará su corazón y su mente mientras vivan en Cristo Jesús”. (Filipenses 4: 6-7, Nueva Traudcción Viviente).
  4. “Porque el Señor tu Dios está en medio de ti  como guerrero victorioso. Se deleitará en ti con gozo, te renovará con su amor, se alegrará por ti con cantos. (Sofonías 3:17, Nueva Versión Internacional).
  5. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. (Filipenses 4:13, Reina Valera 1960 y Nueva Versión Internancional).
  6. Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá” . (Mateo 7:7-8, Reina Valera 1960)
  7. “Estén siempre alegres. Nunca dejen de orar. Sean agradecidos en toda circunstancia, pues esta es la voluntad de Dios para ustedes, los que pertenecen a Cristo Jesús. (1 Tesalonicenses 5: 16-18, Nueva Traducción Viviente).
  8. “Oré al Señor, y él me respondió; me libró de todos mis temores”. (Salmo 34:4, Nueva Traducción Viviente).
  9. “Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe, quien por el gozo que le esperaba, soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios”. (Hebreos 12:2, Nueva Versión Internacional).
  10. Sean avergonzados y confundidos los que buscan mi vida; sean vueltos atrás y avergonzados los que mi mal intentan”. (Salmo 35:4, Reina Valera 1960).

10 versos para no rendirte

A veces se ha corrido tanto, pareciera que la maratón se ha hecho eterna. Se está tan cansado que lo único que queda es tirar la toalla ¡No más! ¡No vale la pena!  Pueden ser alguno de los pensamientos que se hayan cruzado en tu cabeza.

Por ello, Dios en su bondad nos llama a tomar fuerza y no desmayar. Compartimos estos versos poderosos para que en Cristo Jesús sigas adelante.

  1. Salmo 71:16, Nueva Versión Internacional: “Alabaré tus obras poderosas, oh Señor Soberano, y les contaré a todos que solo tú eres justo“.
  2. 1 Corintios 9:24, Reina Valera 1960: “¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis”.
  3. Hebreos 12:1, Nueva Traducción Viviente: “Por lo tanto, ya que estamos rodeados por una enorme multitud de testigos de la vida de fe, quitémonos todo peso que nos impida correr, especialmente el pecado que tan fácilmente nos hace tropezar. Y corramos con perseverancia la carrera que Dios nos ha puesto por delante”.
  4. Zacarías 4:6 Reina Valera 1960 “…No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos”.
  5. 2 Timoteo 1:7, Reina Valera 1960 “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio”.
  6. Isaías 40:31, Nueva Traducción Viviente “En cambio, los que confían en el Señor encontrarán nuevas fuerzas; volarán alto, como con alas de águila. Correrán y no se cansarán; caminarán y no desmayarán”.
  7. Salmo 28:7, Reina Valera 1960 “Jehová es mi fortaleza y mi escudo; En él confió mi corazón, y fui ayudado, por lo que se gozó mi corazón, y con mi cántico le alabaré“.
  8. Josué 1:9, Reina Valera 1960 “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas
  9. Deuteronomio 31:6, Nueva Traducción Viviente “¡Así que sé fuerte y valiente! No tengas miedo ni sientas pánico frente a ellos, porque el Señor tu Dios, él mismo irá delante de ti. No te fallará ni te abandonará”. (
  10. Efesios 6:10, Nueva Traducción Viviente “Una palabra final: sean fuertes en el Señor y en su gran poder”.

¿Cómo saber si Dios me está hablando?

Dios siempre ha hablado, eso es algo que no se puede dudar, ni negar. En Su Palabra nos habla cada día, pero, también puede hacerlo de otras formas: en oración, a través de un amigo, de una prédica.

Jesús sabe cómo hablarte y si tienes un corazón dispuesto a oírle, Él lo hará.

Sin embargo, para ello, Dios mismo dejó en la Biblia la forma en que esto sucederá. Hoy te comparto estos tips para que sepas sin duda alguna, si es Jesús quien te habla.

  1. Lo que escuchas debe estar de acuerdo a las escrituras: Todo lo que sea contrario a ella no viene de Dios, ¿Crees  que Dios se contradeciría?  Jesucristo es el mismo ayer y hoy y por los siglos” (Hebreos 13:8, Nueva Versión Internacional), además, Jesús mismo dejó claro en Mateo 5:17-18 “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido”. (Versión Reina-Valera 1960). Así que, cuando alguien te diga ˈviene de Diosˈ o te viene un pensamiento sobre algo, busca que dice la escritura de esto. Si no dice nada, descarta lo que escuchaste.

    Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen. Juan 10:27

  2. Que sea confirmado: Si que lo que recibiste tiene todo el sustento bíblico, no interpretación de hombres. Escudriña la Biblia, ve qué más dice sobre ello. Esto para confirmar claramente lo que tú debes hacer, pues de nada te sirve solo escuchar. “No se contenten sólo con escuchar la palabra, pues así se engañan ustedes mismos. Llévenla a la práctica. (Santiago 1.22, Nueva Versión Internacional).
  3. Hacer, Actuar: Cuando Dios te habla no está buscando que te introduzcas en misticismos. Él está esperando que actúes. Por ejemplo si te dijo: Que viene un nuevo tiempo para ti en el que bendecirás a muchos ¡Muy bien!  ¿Qué haces entonces? ¿Cómo te prepararás para ello? Leerás más la Biblia o seguirás haciendo otras cosas ¿Orarás? ¿Qué harás? Por algo el apóstol Santiago dijo: “Pues, si escuchas la palabra pero no la obedeces, sería como ver tu cara en un espejo; te ves a ti mismo, luego te alejas y te olvidas cómo eres. Pero si miras atentamente en la ley perfecta que te hace libre y la pones en práctica y no olvidas lo que escuchaste, entonces Dios te bendecirá por tu obediencia” (Santiago 1:23-25, Nueva Traducción Viviente).
  4. El elemento de riesgo: La fe. Si escuchas a Dios y aun así no quieres hacer lo que te dijo  ¿Qué crees que pasará?  Si no te gusta la voluntad de Dios y no quieres hacerla, después no le eches la culpa a Él porque las cosas no salieron bien. En la Biblia podrás encontrar ejemplos de hombres y mujeres que, aunque no entendieron, confiaron en Jesús. Igualmente, leerás de los que no lo hicieron y cuál fue su fin. Te recomiendo leer Hebreos 11, cuando yo lo hago, descubro que a pesar de que mi voluntad suena bonita, con buenas intenciones, es efímera y corta. Por ello, cuando no suceden las cosas como yo quería, me frustro, me deprimo o enojo. Si quiero oír la voz de Jesús, es para saber qué hacer, me guste o no.

Así que, si Dios te ha hablado, no dudes más, actúa. Esta es la razón de todo cristiano verdadero, hacer la voluntad de Su Salvador.

Y si aun no has escuchado la voz de Dios, ora y espera, no te apresures. Espera, espera, espera, espera, espera y entonces la escucharás… y ahora…ya sabes que hacer. ¡Dios te bendiga en este  nuevo tiempo!

10 versos para orar cuando extrañas a un ser querido

En las celebraciones de fin de año, las personas que han perdido a un ser querido o está lejos lo extrañan. Esto crea sentimientos encontrados, algunos se deprimen, otros se frustran y algunos se enojan. La Palabra de Dios siempre es nuestro bálsamo. Te compartimos estos versos, para que cuando experimentes alguno de estos sentimientos puedas orar con ellos.

  1. Isaías 41:10, versión Reina-Valera 1960: No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.
  2. Salmos 119:49-50, versión Reina-Valera 1960: Acuérdate de la palabra dada a tu siervo, en la cual me has hecho esperar. Ella es mi consuelo en mi aflicción, porque tu dicho me ha vivificado.
  3. I Tesalonicenses 4:14 y 16,17, Nueva Traducción Viviente Pues, ya que creemos que Jesús murió y resucitó, también creemos que cuando Jesús vuelva, Dios traerá junto con él a los creyentes que hayan muerto…Pues el Señor mismo descenderá del cielo con un grito de mando, con voz de arcángel y con el llamado de trompeta de Dios. Primero, los creyentes que hayan muerto se levantarán de sus tumbas. Luego, junto con ellos, nosotros, los que aún sigamos vivos sobre la tierra, seremos arrebatados en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire. Entonces estaremos con el Señor para siempre.
  4. Filipenses 3:13-14, Nueva Traducción Viviente No, amados hermanos, no lo he logrado, pero me concentro únicamente en esto: olvido el pasado y fijo la mirada en lo que tengo por delante, y así  avanzo hasta llegar al final de la carrera para recibir el premio celestial al cual Dios nos llama por medio de Cristo Jesús
  5. Salmo 119:50, Nueva Traducción Viviente Tu promesa renueva mis fuerzas; me consuela en todas mis dificultades
  6. Romanos 8:18, Nueva Traducción Viviente Sin embargo, lo que ahora sufrimos no es nada comparado con la gloria que él nos revelará más adelante.

https://diosrespondio.files.wordpress.com/2015/12/serquerido.jpg?w=620

7.  II Corintios 1:3-4, Nueva Versión Internacional Alabado sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre misericordioso y Dios de toda consolación, quien nos consuela en todas nuestras tribulaciones para que con el mismo consuelo que de Dios hemos recibido, también nosotros podamos consolar a todos los que sufren.

8. Éxodo 15:2, Nueva Traducción Viviente El Señor es mi fuerza y mi canción;  él me ha dado la victoria. Él es mi Dios, y lo alabaré; es el Dios de mi padre, ¡y lo exaltaré!

9. Jeremías 29:11, Nueva Versión Internacional  Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor —, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.

10. Salmo 46:1-3, Reina-Valera 1960Dios es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, Y se traspasen los montes al corazón del mar; Aunque bramen y se turben sus aguas, Y tiemblen los montes a causa de su braveza.

10 versos para los Días Duros

https://diosrespondio.files.wordpress.com/2016/01/diasduros2.jpg?w=620

Sucede que en ciertos momentos de la vida todo pareciera ir en contra nuestra, la frase, me llueve sobre mojado pareciera muy real. Sin embargo, Dios ha hecho cada día para que cumplamos su propósito y esos días… son para crecer en la fe. Recuerda estamos en este mundo, pero, no somos de él. (Juan 17:16)

Te dejamos estos 10 versos para que ores con poder en esos días contra corriente y salgas con la victoria que, solo Dios puede darte. Él es quien levanta tu cabeza.Pero tú, oh Señor, eres un escudo que me rodea; eres mi gloria, el que sostiene mi cabeza en alto. Clamé al Señor, y él me respondió desde su monte santo”. (Salmo 3:3-4,Nueva Traducción Viviente).

  1. Mateo 11:28-30Luego dijo Jesús: «Vengan a mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, y yo les daré descanso. Pónganse mi yugo. Déjenme enseñarles, porque yo soy humilde y tierno de corazón, y encontrarán descanso para el alma.  Pues mi yugo es fácil de llevar y la carga que les doy es liviana»”. (Nueva Traducción Viviente).
  2. 1 Pedro 5: 6-7 Así que humíllense ante el gran poder de Dios y, a su debido tiempo, él los levantará con honor.  Pongan todas sus preocupaciones y ansiedades en las manos de Dios, porque él cuida de ustedes”. (Nueva Traducción Viviente).
  3. Romanos 8: 28-29 “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos”. (Reina Valera 1960)
  4. Proverbios 3: 5-6Confía en el Señor de todo corazón,  y no en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos,  y él allanará tus sendas”. (Nueva Versión Internacional)
  5. Jeremías 29: 11-14aPorque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor —, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza. Entonces ustedes me invocarán, y vendrán a suplicarme, y yo los escucharé. Me buscarán y me encontrarán, cuando me busquen de todo corazón.  Me dejaré encontrar —afirma el Señor —, y los haré volver del cautiverio”. (Nueva Versión Internancional).
  6. Filipenses 4: 6-7  “No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho. Así experimentarán la paz de Dios, que supera todo lo que podemos entender. La paz de Dios cuidará su corazón y su mente mientras vivan en Cristo Jesús”.(Nueva Traducción Viviente).
  7. Sofonías 3:17 “Jehová está en medio de ti, poderoso, él salvará; se gozará sobre ti con alegría, callará de amor, se regocijará sobre ti con cánticos”. (Reina-Valera 1960)
  8. Filipenses 4:13Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. (Reina-Valera 1960)
  9. 1 Tesalonicenses 5: 16-18  “Estén siempre alegres. Nunca dejen de orar. Sean agradecidos en toda circunstancia, pues esta es la voluntad de Dios para ustedes, los que pertenecen a Cristo Jesús”. (Nueva Traducción Viviente)
  10. Mateo 7: 7-8  “Sigue pidiendo y recibirás lo que pides; sigue buscando y encontrarás; sigue llamando, y la puerta se te abrirá.  Pues todo el que pide, recibe; todo el que busca, encuentra; y a todo el que llama, se le abrirá la puerta”. (Nueva Traducción Viviente)

10 versos para tener Paz

Cuando el cristiano pierde la paz, se desvía del rumbo que le lleva al cumplimiento de las promesas que Dios tiene para él. Un ejemplo es Sara,

Ella perdió la tranquilidad cuando con el correr del tiempo no podía concebir el hijo deseado que Dios  le había prometido. (Génesis 15:2-6).

Sara se desesperó, perdió la paz y por consiguiente el sentido. Actuó sin él: “Sarai mujer de Abram no le daba hijos; y ella tenía una sierva egipcia, que se llamaba Agar. Dijo entonces Sarai a Abram: Ya ves que Jehová me ha hecho estéril; te ruego, pues, que te llegues a mi sierva; quizá tendré hijos de ella” (Génesis 16:1-2).

Esto solo provocó que su promesa se alejara. Jehová no cumplió, en ese momento, porque ella dijo: no tengo fe, Dios no lo va a hacer. Su falta de paz la hizo actuar sin razón.

Al continuar el relato bíblico nació otro hijo. Sin embargo,Dios no lo reconoció como el hijo de la promesa, ¿Por qué? sencillamente porque no había prometido que sería Ismael. (Romanos 8:10-11)

Si Dios te ha prometido algo, no pierdas la paz, porque corres el riesgo de  perder el rumbo. Por ello, te dejamos aquí 10 versos que seguro te ayudarán cuando sientas que la intranquilidad te invade.

Ora con ellos, la Palabra de Dios es poderosa.

  1. Salmos 4:8, Reina Valera 1960: “En paz me acostaré, y asimismo dormiré; porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado”.
  2. Salmos 42:5, Nueva Traducción Viviente: ¿Por qué estoy desanimado? ¿Por qué está tan triste mi corazón? ¡Pondré mi esperanza en Dios! Nuevamente lo alabaré, ¡mi Salvador y mi Dios!
  3. Salmos 62:5-7, versión Reina-Valera 1960:  Alma mía, en Dios solamente reposa, porque de él es mi esperanza. Él solamente es mi roca y mi salvación. Es mi refugio, no resbalaré. En Dios está mi salvación y mi gloria; en Dios está mi roca fuerte, y mi refugio.
  4. Isaías 26:3-4, Nueva Traducción Viviente: “¡Tú guardarás en perfecta paz  a todos los que confían en ti;   a todos los que concentran en ti sus pensamientos! Confíen siempre en el Señor, porque el Señor dios es la Roca eterna. paz
  5. Filipenses 4:8, Nueva Traducción Viviente: “Y ahora, amados hermanos, una cosa más para terminar. Concéntrense en todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo bello y todo lo admirable. Piensen en cosas excelentes y dignas de alabanza.
  6.  1 Pedro 5:7, Nueva Versión Internacional:Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes.
  7. Juan 14:27, Nueva Versión Internacional: La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden.
  8. Éxodo 33:14, Nueva Traducción Viviente: El Señor le respondió: —Yo mismo iré contigo, Moisés, y te daré descanso; todo te saldrá bien.
  9. Salmos 19:14 Que las palabras de mi boca y la meditación de mi corazón sean de tu agrado, oh Señor, mi roca y mi redentor. 
  10. 1 Corintios 14:33, Reina-Valera 1960: Pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz.

Medita también en Eclesiastés 2:1-11 y responde: ¿Encontró paz?

Me dije: «Vamos, probemos los placeres. ¡Busquemos “las cosas buenas” de la vida!»; pero descubrí que eso también carecía de sentido.  Entonces dije: «La risa es tonta. ¿De qué sirve andar en busca de placeres?». Después de pensarlo bien, decidí alegrarme con vino. Y mientras seguía buscando sabiduría, me aferré a la insensatez. Así traté de experimentar la única felicidad que la mayoría de la gente encuentra en su corto paso por este mundo.

paz2 También traté de encontrar sentido a la vida edificándome enormes mansiones y plantando hermosos viñedos.  Hice jardines y parques, y los llené con toda clase de árboles frutales.Construí represas para juntar agua con la cual regar todos mis huertos florecientes.  Compré esclavos y esclavas, y otros nacieron en mi propiedad. También tuve enormes manadas y rebaños, más que cualquiera de los reyes que vivieron en Jerusalén antes que yo. Junté grandes cantidades de plata y de oro, el tesoro de muchos reyes y provincias. Contraté cantores estupendos, tanto hombres como mujeres, y tuve muchas concubinas hermosas. ¡Tuve todo lo que un hombre puede desear! De modo que me hice más poderoso que todos los que vivieron en Jerusalén antes que yo, y mi sabiduría nunca me falló.  Todo lo que quise lo hice mío; no me negué ningún placer. Hasta descubrí que me daba gran satisfacción trabajar mucho, la recompensa de toda mi labor; 11 pero al observar todo lo que había logrado con tanto esfuerzo, vi que nada tenía sentido; era como perseguir el viento. No había absolutamente nada que valiera la pena en ninguna parte. (Nueva Traducción Viviente)

10 versos para orar contra la ansiedad y estrés

Muchas veces cuando iniciamos o terminamos algo experimentamos ansiedad o estrés. En esos momentos, como cristianos, debemos orar y a través de la Palabra de Dios, derrotar aquello que nos quita Su paz.

  1. Salmo 37:23-24 Por Jehová son ordenados los pasos del hombre, Y él aprueba su camino. Cuando el hombre cayere, no quedará postrado, Porque Jehová sostiene su mano
  2. Salmo 62:5-8 Alma mía, en Dios solamente reposa, Porque de él es mi esperanza. El solamente es mi roca y mi salvación. Es  mi refugio, no resbalaré. En Dios está mi salvación y mi gloria. En Dios está mi roca fuerte, y mi refugio. Esperad en él en todo tiempo, oh pueblos, Derramad delante de él vuestro corazón; Dios es nuestro refugio.
  3. Mateo 6:33-34 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.
  4. 1 Pedro 5:6-7 Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.
  5. Isaías 35:5 Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá, y os salvará.
  6. Proverbios 3:5-6 Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas.
  7. Isaías 25:3-4  Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado. Confiad en Jehová perpetuamente, porque en Jehová el Señor está la fortaleza de los siglos.
  8. 2 Samuel 22:31-3 No hay como el Dios de Jesurún, Quien cabalga sobre los cielos para tu ayuda, Y sobre las nubes con su grandeza. El eterno Dios es tu refugio, Y acá abajo los brazos eternos; El echó de delante de ti al enemigo, Y dijo: Destruye.
  9. Salmo 73:26 Mi carne Salmo 73:26.y mi corazón desfallecen; Mas la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre. Salmo 73:26.
  10. 2 Samuel 22:31-3 En cuanto a Dios, perfecto es su camino, Y acrisolada la palabra de Jehová. Escudo es a todos los que en él esperan. Porque ¿quién es Dios, sino sólo Jehová? ¿Y qué roca hay fuera de nuestro Dios? Dios es el que me ciñe de fuerza, Y quien despeja mi camino.